Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lim gasta más que ingresa

La operación Rodrigo reaviva el debate sobre si el máximo accionista prioriza la parcela económica a la deportiva, pero los números de compras y ventas desde su llegada revelan un balance negativo - Se ha hecho caja con Cancelo o André Gomes pero también se ha perdido dinero con fiascos como Negredo, Enzo o Abdennour, con 70 millones de pérdidas entre los tres

Lim gasta más que ingresa

La posible venta de Rodrigo Moreno al Atlético de Madrid gracias a la intermediación del hombre de confianza de Peter Lim en el mundo del fútbol, Jorge Mendes, y en contra del criterio del director general Mateu Alemany y del entrenador Marcelino García Toral, ha resucitado viejos fantasmas sobre las prioridades del singapurés al frente del club de Mestalla. ¿Prima la parcela deportiva o la económica?

Además, el hipotético adiós de Rodrigo, insignia junto a Parejo de un proyecto que tras años de turbulencias por fin volaba alto, con la Liga en marcha y rumbo a un rival directo, reabriría además la guerra entre la propiedad y la dupla Alemany-Marcelino, que precisamente estalló por las injerencias del máximo accionista en los movimientos de mercado que se fueron ejecutando desde València durante la pretemporada, rompiendo con dos años de armonía en los que Lim había aceptado dar un paso al lado en la planificación deportiva.

Este nuevo rol más discreto en absoluto se traduce en que el empresario se haya desentendido del club ni del mundo del fútbol. Sigue disfrutándolo y en contacto con la dirección deportiva. A ellos les pregunta por jugadores que le atraen, pero a diferencia de los primeros años, el aval de los resultados cosechados bajo el timón de Alemany, Marcelino y del director deportivo Pablo Longoria le había servido a este trío para ganarse el respeto de Lim. Ahora les escuchaba y al calor de los números incluso impusieron su criterio al del magnate en algunos casos. En paralelo, los dirigentes también se valían de la influencia del singapurés en negociaciones complejas como la de Guedes. Ahora, el caso Rodrigo vuelve a poner en jaque este equilibrio logrado a base de fiascos y hace peligrar el ecosistema labrado desde la primavera del año 2017.

Desde la adquisición del Valencia CF por parte de Peter Lim a finales del año 2014, el club ha comprado a 39 jugadores por un valor de 440,5 millones de euros, mientras que ha vendido por más de 365 a otros 29 futbolistas. El global arroja un saldo negativo de algo más de 100 millones de euros. No obstante, en este balance general computan ventas de jugadores que estaban en el club con anterioridad a Lim mientras que otros fichados bajo el mandato del máximo accionista todavía militan en el Valencia CF.

Si nos ceñimos a las operaciones integrales de Lim, es decir, el saldo de los movimientos en los que se ha comprado y vendido a un mismo jugador con el singapurés al frente del club, la rentabilidad no parece el único criterio por el que se guía la propiedad del Valencia CF. Solo la venta de Rodrigo decantaría la balanza hacia el superávit. Sin contar la del delantero hispano-brasileño, son 16 los jugadores que han llegado y marchado y su rendimiento económico es más que dispar. De hecho, solo se ha obtenido beneficio económico con siete de esos futbolistas -Cancelo, André Gomes, Bakkali, Montoya, Maksimovic, Neto y Santi Mina-, mientras que los otros nueve han perdido valor durante su estancia en Mestalla -Enzo Pérez, Ryan, Abdennour, Aderllan Santos, Negredo, Yoel, Nani, Orellana y Zaza-. De oficializarse la salida de Rodrigo por 60 millones, esos 30 que obtendría el club como plusvalía pondrían en verde las cuentas de Lim. De lo contrario, las anteriores 16 operaciones en las que solo ha participado el Valencia de Lim dejan dos millones y medio más de gastos que de ingresos.

Las cifras oscilan entre los 25,5 millones de pérdidas que dejó el fichaje «bomba» -como lo describió Nuno- de Álvaro Negredo hasta una cifra similar, 25,4 millones, pero en este caso positiva, que se logró con Joao Cancelo. De confirmarse la salida de Rodrigo por 60 millones, su paso por València dejaría 30 millones de beneficio en las arcas del club -llegó por 30 del Benfica- y se convertiría en el más rentable de la época Lim.

Junto a Cancelo y Rodrigo, el podio lo completa André Gomes. Como los dos anteriores, llegó a València desde el club lisboeta y también como los dos anteriores, bajo la tutela de Mendes. Tras una temporada cedido, el Valencia ejerció su opción de compra por 20 millones de euros y en apenas un año más lo vendió por 35 al Barcelona -que junto a las variables acabaron elevando su precio hasta los 37 millones-. Pero también ha habido pufos económicos. Entre el mencionado de Negredo más los de Enzo Pérez y Abdennour, los tres más sonados, las pérdidas ascienden a 70 millones.

El sello Jorge Mendes

Repasadas las cifras de las entradas y salidas en la época Lim, parece evidente que el máximo accionista no se centra, al menos en exclusiva, en el rédito económico. Sin embargo el paso del trío Cancelo-Gomes-Rodrigo por el Valencia ha llevado el sello inequívoco del superagente portugués. Los paralelismos son reveladores: los tres llegaron del Benfica sin apenas experiencia en la primera línea del fútbol europeo, los tres lo hicieron por montantes bastante elevados, los tres pertenecían a Meriton y los tres han sido vendidos en cuanto llegó una buena oferta pese a estar rindiendo a buen nivel.

Excepción hecha de Rodrigo, Cancelo y André Gomes han seguido su periplo europeo tras su salida del Valencia. O dicho de otro modo, Mendes ha seguido haciendo caja con ellos. El caso Cancelo es el más jugoso. El extremo luso llegó a València por 15 millones, el pasado verano se fue a Turín por 40 y este año ha puesto rumbo a Manchester por otros 65. En total ha movido 120 millones en cuatro temporadas. Un filón para Mendes, que suele embolsarse comisiones de entre el diez y el 15 % por cada traspaso en el que interviene. Al contrario de Cancelo, André Gomes fracasó en Barcelona. Pero este hecho no ha supuesto un impedimento para el agente portugués y el Everton acaba de pagar 25 millones por él tras un año de cesión.

De cristalizar la marcha de Rodrigo por 60 millones, Mendes cuadraría el círculo y habría logrado mover entre estos tres futbolistas casi 300 millones de euros en cinco temporadas.

Rufete y Ayala dejaron la herencia más rentable

Tres de las ventas más jugosas que ha cerrado Lim desde su llegada no fueron sin embargo fichajes suyos. Nico Otamendi (44,6 millones), Shkodran Mustafi (41) y Paco Alcácer (30) salieron del club con el singapurés al frente pero fue el tándem de Fabián Ayala y Rufete quien firmó a los dos primeros, mientras el valenciano subió del filial sin coste. Por los centrales se pagó 12 y 8 millones respectivamente para posteriormente ingresar 115 kilos entre los tres.

Compartir el artículo

stats