23 de agosto de 2019
23.08.2019

La Vuelta más abierta coloca el foco en los escaladores

La baja confirmada ayer de Richard Carapaz, uno de los favoritos, abre más si cabe el abanico de posibles ganadores - La primera semana de carrera tendrá a la Comunitat como protagonista

23.08.2019 | 00:21
Desde la izquierda, Esteban Chaves, Miguel Ángel López, Quintana y Valverde, ayer en Teulada.

Ocho finales en alto, dos de ellos con categoría especial (Machucos y Acebo), cuatro de en puertos de primera (La Cubilla, Javalambre, Más de la Costa y Els Cortals d'Encamp) y dos de tercera (Ares del Maestrat y Gredos), marcarán junto a la contrarreloj de 36 kilómetros en Pau la 74 edición de la Vuelta que ya calienta motores para la salida de mañana desde las Salinas de Torrevieja (Alicante). Desde una montaña de sal junto al lago rosa de la localidad alicantina se lanzará la crono por equipos que dará a cocer al primer líder de una edición sin favoritos, con los ciclistas latinoamericanos como protagonistas y ausencias importantes que igualarán la contienda que termina el 15 de septiembre en Madrid.

La más importante se confirmó ayer, cuando el equipo Movistar anunció que el ecuatoriano Richard Carapaz, su jefe de filas, no podrá participar finalmente en la ronda española debido a las consecuencias de una caída sufrida el pasado domingo durante una carrera en los Países Bajos, que le provocó una «fuerte contusión en el hombro derecho».

Su sustituto será José Joaquín Rojas, previsto como reserva de la formación telefónica para la Vuelta y presente ya desde el miércoles en Alicante. Rojas completará un ocho también formado por Valverde, Quintana, Soler, Erviti, Pedrero, Arcas y Oliveira. Carapaz, vigente ganador del Giro de Italia y decimoctavo en la pasada edición de La Vuelta, debía ser uno de los líderes del equipo junto a Nairo Quintana y Alejandro Valverde. A sus 26 años, Carapaz se queda sin participar en su tercera Vuelta a España, donde firmó la 35ª posición en su debut, en 2017, y la 18ª el pasado año.

Arranque con acento valenciano

La Vuelta se mantiene fiel a su estilo de proponer alicientes día a día y mantener la emoción de la general hasta Madrid. Por eso la ronda ya tendrá marcha en la segunda etapa, con un perfil turístico y de media montaña entre Benidorm y Calp que incluye el ascenso al Alto de Puig Llorença (Cumbre del Sol), situado a 24 km de meta.

Y es que el arranque de la ronda española tendrá un marcado acento valenciano. De hecho, toda la primera semana de carrera transcurrirá por tierras de la Comunitat y, además de Torrevieja y Calp, habrá finales en Alicante, El Puig y dos en Castelló. La quinta etapa será la única que no acabe en tierras valencianas, pero partirá desde l'Eliana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes