Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Comunitat Valenciana se rinde a los eSports

Los deportes electrónicos mueven audiencias de más de cinco millones de personas en España y proyectos como la DreamHack lideran el sector. Valencia CF, Levante UD y Villarreal CF ven en los videojuegos «el deporte del futuro» y multiplicarán su inversión de cara a la próxima temporada.

La Comunitat Valenciana se rinde a los eSports

La Comunitat Valenciana se rinde a los eSports

Lootear, farmear, noob, caster o tryhard son términos que, aunque a la mayoría le suenen a chino, cada vez forman parte del vocabulario de más y más gente. Pero igual que acabaron siendo del ideario colectivo expresiones como hat-trick, tie-break o pit lane, acabaremos familiarizándonos con la terminología de los eSports, una categoría deportiva que avanza a ritmo de crucero y que ya supera en espectadores a grandes eventos como las Finales de la NBA.

Esta reciente explosión de popularidad de los eSports ha dejado a muchos fuera de lugar y, pese a que casi todos sabemos que son «competiciones de videojuegos», a la mayoría le costaría explicar sobre qué tratan. Y es que es realmente complicado ofrecer una explicación global de los deportes electrónicos ya que se dividen en distintos géneros, que a su vez se reparten en diferentes videojuegos que no tienen nada que ver el uno con el otro. Hay tantos deportes englobados en el término «eSports» que prácticamente podríamos rellenar esta edición explicando cada uno de ellos, pero hay cuatro que destacan sobre el resto: los MOBA (juegos de estrategia por equipos), los shooters (juegos de guerra), los juegos de cartas coleccionables y los deportivos.

Aunque parezca cosa de un par de días, la fiebre por las competiciones de videojuegos comenzó hace casi 50 años. En 1972, la Universidad de Standford organizó las «olimpiadas intergalácticas» de Spacewar!. La suscripción anual a la revista Rolling Stone que se anunciaba como premio y, muy probablemente, la cerveza gratis que se repartía entre los asistentes lograron reunir a decenas de estudiantes que, sin saberlo, estaban poniendo la primera piedra de un nuevo deporte. Tres décadas más tarde, en el año 2000; tras muchos torneos de Pokémon, Tetris y Space Invaders, el sector comenzó a profesionalizarse con la creación de competiciones como la Electronic Sports League (ESL) o la Major League Gaming (MLG). Ya en la década del 2010, los eSports, con League of Legends (LoL) a la cabeza, el número de seguidores comenzó a crecer exponencialmente y las dudas sobre el futuro de la industria se disiparon casi por completo. Este crecimiento sigue a día de hoy y, según datos del portal especializado Newzoo, casi 200 millones de personas siguen los deportes electrónicos de forma habitual y en 2022 se espera que la cifra aumente hasta los 270 millones.

El cuándo y el cómo llegaron los deportes electrónicos a España es más difícil de concretar. Para algunos expertos como el periodista Sergio Benet, la «semilla» se plantó en actos presenciales de finales de los 90' e inicios de los 2000, como las Campus Party de València o torneos de Starcraft que se llevaron a cabo en Barcelona y Madrid, aunque Benet también concuerda en que «es complicado establecer una fecha y lugar exacto». En lo que sí coincide la mayoría del sector es en que los eSports comenzaron a hacerse notables en España hace alrededor de 10 años, con los primeros eventos de la Liga de Videojuegos Profesional (LVP) y la llegada de la DreamHack a València. Desde entonces el sector ha ido evolucionando de forma similar a como lo ha hecho en el resto de Occidente (si hablamos de videojuegos, Oriente es otro mundo mucho más avanzado) y, según datos de la Asociación Española de Videojuegos, el año pasado más de 5 millones de personas visualizaron alguna competición de eSports en nuestro país.

València, referente en España

La Comunitat Valenciana, y más concretamente València, son dos de los lugares que más rápido acogieron la cultura del deporte electrónico y en los que más se ha desarrollado. La ya mencionada Campus Party desembarcó en la capital del Turia en el año 2000 y consiguió reunir a casi 9.000 personas en 2009. Aunque no era un evento dedicado exclusivamente a los videojuegos, el ambiente gamer se podía respirar en el ambiente y las competiciones que organizaban los asistentes confirmaron esta tendencia. Con su desaparición, en 2010 llegó a València la DreamHack, uno de los mayores festivales digitales de todo el mundo y el principal evento de eSports a nivel nacional.

La DreamHack puso a València en el mapa internacional de los eSports y sus cifras de asistencia siguen superándose cada año (el pasado mes de julio reunió a 65.000 personas). El festival cuenta con actividades de todo tipo: desde torneos mundiales con premios de más de 100.000 dólares para el ganador (como el Pro Circuit de Rocket League) hasta exposiciones de las últimas novedades tecnológicas, muchas de ellas a total disposición de los asistentes. Además, la presencia de youtubers e influencers como 'Wismichu' o 'TheGrefg', con más de 8 millones de seguidores en redes sociales, hace que el evento tenga una cobertura aún mayor y que la ciudad sea noticia en todo el mundo.

Pero no solo en València se están organizando actividades relacionadas con los deportes electrónicos. La Ciudad de la Luz de Alicante, junto a Ggtech, organizó el año pasado la final de la IESports, la liga gaming de institutos, una competición que promueve el deporte electrónico entre los jóvenes al mismo tiempo que impulsa valores como la disciplina, la diversidad o la valentía. Para José Parrilla, organizador de la competición, el objetivo es «crear una comunidad sana» y eliminar ciertas actitudes y estereotipos nocivos que rodean al mundo gamer.

El fútbol se suma a la fiesta

Pero la Comunitat Valenciana no solo es pionera en eSports por organizar eventos. El Valencia CF fue el primer club de fútbol español que creó una sección para los deportes electrónicos, y poco después le siguieron el Levante UD y el Villarreal CF.

Esta apuesta por los deportes electrónicos por parte de empresas tan potentes como lo son los clubes de Primera División está llevando al siguiente nivel la profesionalización del sector y visibilizándolo todavía más. Sin embargo, las estrategias que están llevando los tres equipos son muy diferentes y, aunque ninguno de los clubes cuentan con equipos de shooters por ser juegos con violencia explícita, no todos compiten en las mismas ligas ni están presentes en los mismos juegos.

El Valencia CF cuenta con equipos de FIFA (fútbol) y Hearthstone (juego de cartas de estrategia), aunque desde la entidad aseguran que el próximo año incluirán dos equipos nuevos en otros títulos. El club de Mestalla, pese a que cuenta con grandes jugadores entre sus filas, se ha decantado por fichar a youtubers y streamers como Evangelion, que además de competir al más alto nivel, atraen a una gran cantidad de seguidores.

El Levante UD ha preferido centrarse únicamente en el fútbol y FIFA es el único videojuego en el que tiene presencia, pero es el que lo ha hecho de forma más profesional. Los hombres fuertes de la sección de eSports, 'Ranerista' y Dani Aguilar, son dos de los mejores jugadores de toda Europa y la entidad granota hará una apuesta aún más importante por ellos el próximo año. Dispondrán de una Gaming House, un lugar en el que podrán vivir y dedicarse única y exclusivamente a jugar a FIFA.

El club groguet es el último que se sumó a la fiesta de los eSports. Es por ello que la sección del Villarreal está menos avanzada que la de los otros dos equipos valencianos, sin embargo, está presente en más videojuegos que sus rivales. El submarino amarillo cuenta con sección de FIFA, League of Legends (estrategia por equipos), Clash Royale (cartas coleccionables) y, hasta hace poco, Rocket League (fútbol y automovilismo).

El peligro de invertir en eSports

La continua proliferación de noticias sobre las grandes cifras económicas y de audiencia que mueven los eSports ha creado en el público ajeno al 'mundillo' la percepción de que el sector es muy rentable y el beneficio económico es inmediato, pero nada más lejos de la realidad. Todos los expertos coinciden en un aspecto: los eSports son un sector de presente y de futuro, pero el beneficio nunca es a corto plazo y esta falsa idea de «ultrarrentabilidad» ha llevado a algunos proyectos al fracaso.

El periodista y director de eSports del Valencia CF, Sergio Benet cree que el principal problema de la industria es que es «muy dependiente de la publicidad» y que necesita «nuevas vías de ingresos». El director de la sección del Levante UD, Luca Donati, ve en páginas como Twitch o YouTube una solución a esta falta de formas de financiación, mientras que el periodista y caster (narrador) Dani Meroño considera que la irrupción de grandes grupos mediáticos como Mediapro o Movistar en la compra de derechos audiovisuales puede suponer una solución a futuro para esta cuestión, «aunque ha quedado probado que los eSports no se venden igual en los medios tradicionales que en Internet».

Pese a que todavía existan muchas asignaturas pendientes en cuanto a la profesionalización y la regulación de la industria, los eSports han calado fuerte en la sociedad española. La Comunitat Valenciana lleva más de dos décadas siendo una región pionera tanto en la vertiente tecnológico como en la deportiva y el asunto ya no atañe únicamente a jóvenes y 'frikis' de los videojuegos. Los eSports son una realidad que ya no podemos ignorar y a la que nos tendremos que acabar acostumbrando más temprano que tarde.

Compartir el artículo

stats