Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Va de bo !

Una mirada al horizonte

Una mirada al horizonte

Una mirada al horizonte

Leo, gracias a internet, que en Titaguas se anuncia una partida de frontón con varias figuras de esta especialidad. Grandeza de este medio de comunicación que permite abrir ventanas a las humildes iniciativas de los más débiles. Y es inevitable pensar en las muchas figuras que han salido de los pueblos de La Serranía, que pasaron de jugar en las calles a las formas valencianas del frontón. Pienso en aquellos que llegaron s destacar inclusoen los trinquetes de la geografía valenciana: Rafael de Losa del Obispo, en los años cincuenta, o Rafaelico de Pedralba, en los años setenta. Pienso en el viejo frontón de Loriguilla, antes de desaparecer con el pantano. Allí tras las duras jornadas de trabajo, como temporeros en las siegas de Sueca o de Aragón, disputaban apasionantes desafíos Manuel el Colasillo, Aliaga el Hormiga o Fructuoso Cervera, entre otros muchos , pues no había mozo o galán, como allí gustan decir, que no tuviera afición. Algunos todavía recuerdan los duelos contra los vecinos de Calles.

Pienso en el derruido trinquete que antecede a las calles de Villar del Arzobispo? cuando este pueblo era cabeza de partido judicial. o en Sevilla de Pedralba, grande entre los grandes de la especialidad. Leyenda fue El Perolero de Pedralba, exiliado de guerra en Argentina tras luchar contra el nazismo en la resistencia francesa, que dicen que llegó a retar al vasco Atano III. El vasco sólo aceptaba si se jugaba con su pelota? Pero sin duda el duelo que más público congregó fue el desafío mano a mano en julio de 1991 que enfrentó a un jovencísimo Núñez contra Genovés en el frontón de Tuéjar y que acabó con el triunfo del primero para iniciar una carrera meteórica. Y pienso que ese deseo de preservar la tradición sigue en la mayoría de sus pueblos, cada vez más despoblados y sin embargo cada vez más concienciados en defender su identidad. Y entre esa identidad, el Juego de Pelota que también puede expresarse en castellano.

Leo y observo la cancha de galotxa de Alfarp, animada ante la partida que enfrentará a dos equipos locales que andan en la primera categoría del torneo Edicom. Presumen con toda legitimidad de disponer de una cantera de ese nivel: ¡ dos equipos en la máxima divisón! Leo las apasionantes partidas que Raúl Ivars monta en los trinquetes de La Marina, desde hace años. O los duelos de Raspall, siempre animados en Piles, en Oliva, en Bellreguard, en Xeraco, en La Llosa? Leo el campeonato local del singular frontón del Musical de Xirivella y recuerdo a Paquito y a Cotino el Casinero, gran jugador de Llargues en los torneos de Alfara del Patriarca y que murió en accidente con su Vespa. Leo con profusión tipográfica sobre la final del torneo de frontón de la Fundación en Almussafes, con cuatro primeras figuras. Leo también los carteles de la Copa Diputación de Caixa Popular en las modaliades de Raspall y Escala i Corda. Leo sobre la presentación del primer torneo oficial de Pilota Grossa y sobre el libro que se ha escrito sobre su densa historia. Leo la convocatoria para el torneo oficial de Galotxes de Monòver. Gratifica ver al presidente de la Generalitat apostando por el Individual Bankia Femenino y pienso que esa imagen simboliza la revolución producida por la mujer en este deporte. Leo el anuncio del comienzo de nueva temporada en varias escuelas locales de este deporte?Leo actividad a diestro y siniestro en señal de la vitalidad del Joc de Pilota.

Y pienso, y creo, que las tierras valencianas son hoy las más activas en la promoción general de este deporte: desde proyectos ambiciosos como Pilota a l'Escola, los campeonatos escolares que han multiplicado su participación, competiciones en todas las edades, masculinas y femeninas, competiciones de clubes en modalidades consolidadas y otras recuperadas? competiciones profesionales, internacionales, es difícil encontrar tanta actividad comarcal, reglada, oficializada, en otras regiones españolas o europeas. Pienso que Valencia está obligada a proteger sus modalidades propias, cómo no, pero también a ser generosa y abrir los brazos para impulsar este deporte en otras regiones, todavía más de lo que ya ha aportado y aporta en ese terreno. Que en ese empeño todos se beneficiarán. Tiene capacidad para ello. Mirar a un horizonte amplio para continuar una tarea apasionante.

Compartir el artículo

stats