05 de noviembre de 2019
05.11.2019
FÚTBOL. Champions
Barcelona 00Slavia

Un Barcelona errático sigue sin hallar soluciones

Los azulgranas no son capaces de marcar ante un atrevido Slavia - Griezmann y Dembélé, muy flojos

05.11.2019 | 10:56

El Barcelona empató a cero ante el Slavia de Praga en el Camp Nou, donde los locales, muy incómodos ante el planteamiento del equipo checo, nunca fueron capaces de controlar un encuentro con muchas alternativas.

El planteamiento táctico de los visitantes anuló al equipo azulgrana, que cuando generó peligro al contraataque se topó con el guardameta Ondrej Kolar.

Tras este resultado en la cuarta jornada de la primera fase de la Liga de Campeones, el Barcelona suma ocho puntos y continúa liderando el Grupo F, si bien Dortmund e Inter de Milán, que también juegan este martes, podrían acercarse a los de Ernesto Valverde.

Mal partido de un Barça que tenía este partido marcado en rojo por varios partidos. Ni se dejó sentenciado el grupo ni se ganó ni se alejaron los fantasmas que, con sus cadenas, parecen atenazar y maniatar al equipo. No hay juego, ni asociativo como en unos grandes tiempos de Guardiola o más directo como con Luis Enrique, ambos ya muy lejanos. Hay rachas, que dependen de las estrellas y por ello son fugaces.

El Slavia Praga no tuvo grandes ocasiones de gol pero sí un buen posicionamiento en el campo. Con una defensa muy adelantada y teniendo claro que la presión era alta y se buscaba la portería contraria con rapidez, plantaron cara al Barça y dieron sensación de peligro en sus acercamientos a un Ter Stegen que, es cierto, apenas tuvo que actuar.

Las tablas fueron sin goles, pero en goles anulados el empate fue a uno. Al Barça le anularon un gol a Arturo Vidal por fuera de juego previo de Messi. Al Slavia, también por fuera de juego, le quitaron un tanto al borde del descanso. En ocasiones, no obstante, ganó por goleada un Barça que no estuvo nada, pero nada, fino en los metros finales.

     

Mejoró en el segundo tiempo con la entrada de Ansu Fati, por un Ousmane Dembélé que tuvo los cables cruzados, o quizás las botas en el pie contrario. Mal partido del galo, que apenas conectó con su lateral Nelson Semedo --que tuvo la priemra gran ocasión pero falló un mano a mano en el minuto 11--.

Lo intentó Messi, que tuvo la más clara al enviar un zurdazo al larguero tras correr todo el campo con varios jugadores azul claro persiguiéndole. De entrar, hubiera cambiado el partido y quizá amarrado la victoria, pero ni Messi fue mesías en una noche que terminó con pitidos de reproche y malestar en el Camp Nou.

El argentino tuvo el gol también en el ecuador del segundo tiempo pero el portero Kolar, el mejor del Slavia Praga, se la sacó. Como el resto de balones con cierto peligro de los blaugranas. Se casi prometió una reacción en la previa del choque pero esta no apareció ni se la intuyó. El Barça jugó más lento, corrió mucho menos que el rival y estuvo, aunque no tanto como en Praga, algún tiempo cerrado atrás. En casa.

Sigue líder el Barça, con ocho puntos, e invicto. Pero este empate dolerá mucho más que el del Signal Iduna Park de Dortmund. No hubo reacción pese a la marcha extra que le puso al partido Ansu Fati, que cerca estuvo de regalar un tanto a Messi, ni pese a esa presión que tenían los blaugranas de poner las cosas en su sitio. El Slavia, jugando valiente, se lleva el premio merecido que ya rozó en el Eden Arena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes