Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El suave rugir de MotoE

El Mundial de motos eléctricas manipula los piñones de las monturas para que no sean totalmente silenciosas

El suave rugir de MotoE

El suave rugir de MotoE

«En una curva abierta, la moto de combustión es más rápida que la eléctrica. En una curva cerrada, la eléctrica es más potente». Lo dice Nico Terol, un experto en la materia. El último valenciano que ganó un Mundial de Motociclismo (2011, en Moto2), compite ahora en el Mundial MotoE para el Openbank Ángel Nieto, el equipo de Jorge Martínez Aspar, junto a la piloto María Herrera. Quién mejor que un campeón del mundo de motos de toda la vida para explicar las disparidades con la nueva categoría, que ha venido para quedarse.

La primera gran diferencia es la maniobrabilidad de la moto, directamente relacionada con el peso. «El estilo de pilotaje es muy distinto, por la transferencia del peso», explica Terol. Una moto eléctrica pesa 262 kilos más, por los 185 de una motogp o los 160 de una moto2. El motivo es el peso de la batería, un elemento que ocupa el espacio central del volumen bajo el chasis, en el lugar del motor de una montura convencional. Es enorme. Sólo la batería pesa 120 kilos. «Es más pesada, pero cuando le encuentras el puntito, es divertida de pilotar. La sensación con el gas es muy lineal y placentera», añade Terol. Se refiere a la entrada repentina de potencia, mayor que en una moto de gasolina.

El mecánico de María Herrera, Dani Villar, entra en la conversación. Conoce con todo detalle los secretos de la moto. «Es cierto lo de la potencia. Se puede decir que la aceleración de 0 a 100 es mejor en la moto eléctrica que en la de combustión. Da una potencia de 150 kilowatios, que no es mucho, pero es lineal. Las motos van a la máxima potencia durante toda la carrera», afirma.

La potencia, efectivamente, no sufre altibajos como en un motor de gasolina. «En motos de combustión, el gas tiene un límite por marcha. Aquí «abres gas y lo da todo», añade Villar, que advierte de las precauciones de seguridad de una moto E. «Hay que tener mucho cuidado, porque puede darte una descarga de gestión», explica.

El tiempo de recarga de una moto del Mundial de MotoE es de una hora y media. Su autonomía es de 8 vueltas, unos 35 kilómetros.

¿Cómo afecta a los pilotos la falta de ruído en el Mundial de MotoE? ¿Son las motos absolutamente silenciosas? «No. Se le han trabajado los piñones para que hagan ruido», explica Villar. ¿Qué sería una carrera de motos sin el rugir de los motores, aunque sea minimizado?

Bajo el lema let's ride together (pilotemos juntos), el Ángel Nieto Team y Openbank han unido fuerzas para dar forma a un proyecto cimentado en el desarrollo y la igualdad de oportunidades, que además se perfila como el futuro de la competición. El nuevo campeonato que puso en marcha Dorna dentro del marco del Mundial da la bienvenida a lo eléctrico, una categoría en la que el campeón del mundo Aspar ha mostrado su compromiso.

Compartir el artículo

stats