Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los tres valencianos del Dakar

Barreda, Alberto y Sanchis son los representantes en el nuevo formato del gran rally

Los tres valencianos del Dakar

Los tres valencianos del Dakar

El Rally Dakar se reinventa por tercera vez en su historia, y da un nuevo salto de continente, desde Sudamérica, donde ha permanecido once años, hasta Oriente Próximo, donde recalará durante un lustro en Arabia Saudí. Con Fernando Alonso como gran estrella invitada y los habituales aspirantes a la victoria en coches, motos, camiones y quads, entre ellos españoles como Carlos Sainz y Nani Roma en las cuatro ruedas, y Joan Barreda en motos con el Monster Energy Honda Team. El castellonense será uno de los tres valencianos que repitan Dakar, y que se estrenarán en el desierto saudí como todos los que formarán la caravana de esta edición plagada de interrogantes deportivos pero también de importantes diferencias socioculturales.

Pero mientras que el de Torreblanca aspira una vez más a saldar esa cuenta pendiente que tiene el Dakar con él tras nueve participaciones, los otros dos afrontan el modo más aventurero, en el que el sufrimiento diario se compensa con las emociones de completar cada etapa hasta la última, doce jornadas de dunas y desiertos apenas inexplorados por los participantes. Sobre todo si se logra completar del 5 al 17 de enero, con un solo día de descanso, los 7.500 km de esta edición, de ellos 5.000 km de especiales cronometradas, con cinco de más de 450 km y un 75 por ciento de arena en el global del rally.

Daniel Albero, de Carcaixent, se convirtió en 2019 en el primer diabético en correr en el Dakar aunque tuvo que abandonar pronto, tras la tercera etapa, resfriado, y al resentirse de una lesión de muñeca. Ahora vuelve con el único objetivo de acabar y de mostrarse como ejemplo de superación para muchos diabéticos ante el deporte de élite, de competición y de resistencia.

Algo parecido le sucedió a Ignacio Sanchis, farmacéutico de Enguera, en su estreno en el Dakar sudamericano, aunque en su caso fue la mecánica la que le privó de acabar. Lo consiguió este mismo año, no sin sufrimiento extremo, pues en la novena etapa sufrió un accidente y aunque pudo completar la especial, llegó muy tarde y tocado físicamente, pero nada iba a pararle ante la última y corta etapa hasta la meta de Lima. Acabó 71º de la general de motos, y con tres vértebras lumbares fracturadas según las pruebas médicas posteriores, que han condicionado su preparación para 2020, con solo una carrera, el Altiplano Raid de Requena, pero toda la ilusión del mundo por repetir en ese Dakar que seguía desde niño incluso viajando a Granada.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats