Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Jordan Sospedra: "La carga de trabajo entre la NBA y Europa no es muy diferente"

"Hay que prepararse para la vida postdeporte. Gasol fue un pionero y le ha permitido estar activo a los 39"

Un campeón del mundo al servicio de la salud física de los valencianos

Un campeón del mundo al servicio de la salud física de los valencianos

Para ver este vídeo suscríbete a Levante-EMV o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Un campeón del mundo al servicio de la salud física de los valencianos eduardo ripoll | valència

Jordan Sospedra (Castellón, 1988), fisioterapeuta de la Selección Nacional de Baloncesto, asegura que se tropezó con la fisioterapia cuando estudiaba Educación Física. Lo que ha venido después, el Mundial de China o trabajar para Marc Gasol, no tiene nada de casual. Jordan hace suyos los valores que han llevado lejos a la selección para convertirse él también en todo un campeón al servicio de los demás en su nueva clínica de València.

P ¿Cómo surge trabajar con Marc Gasol en los Raptors?

R A partir de coincidir con él en la selección me encargué de tratarlo en los dos últimos campeonatos, surgió una buena conexión profesional y personal. Me lo propuso este año cuando empezó la temporada, es algo nuevo para mí€ una aventura muy exigente pero muy gratificante.

P ¿Cómo se valora el título de campeón del mundo cuatro meses después de conseguido?

R Lo asimilas más al verlo en perspectiva. Después de todo el subidón que supuso pones más en valor lo conseguido. Me sigo emocionando al ver los tiros libres de Marc (Gasol) para empatar la segunda prórroga en la semifinal contra Australia.

P ¿Qué valores tiene la selección de baloncesto que se puedan extrapolar a la sociedad?

R La imagen que se vende de la selección se queda un poco corta, porque son precisamente estos valores los que hacen que se haya mantenido casi 20 años en lo más alto, y eso no sólo se consigue con excelentes jugadores sino siendo un equipo con unos valores y una entidad propia.

P ¿Algún ejemplo?

R Recuerdo el último partido de Juan Carlos Navarro cuando reunió a todo el equipo y les dijo: «todo lo que hemos construido en estos años, por favor, cuidadlo y mantenedlo porque es lo que nos va a hacer competir y estar con los mejores». Si uno mantiene estos valores sanos de esfuerzo máximo, compañerismo y trabajo en equipo todo tiene más posibilidades de salir bien y lograr el éxito.

P Para un jugador de basket lo máximo es llegar a la NBA ¿cuál sería tu techo? ¿Has llegado?

R Esto es una carrera de fondo, continuamente aparecen nuevas técnicas y hay que estar al día, por mi trabajo tengo la oportunidad de viajar por el mundo y conocer otros profesionales y técnicas. Pero no considero que haya llegado a mi tope profesional ni mucho menos.

P Tiene que ser una responsabilidad muy grande cuidar de la salud de algunos de los mejores jugadores del mundo.

R Las primeras veces siempre hay ciertos nervios, pero ellos, a parte de ser excelentes profesionales, son grandes personas y eso ayuda. Te lo ponen fácil.

P ¿Ser exjugador ayuda a entender la idiosincrasia del jugador?

R Y no sólo eso. También a cómo se pueden sentir en momentos de falta de confianza o de euforia. Al final estamos con ellos en la previa del partido, en el postpartido y si has jugado tienes mas capacidad de empatía, los entiendes más, ellos lo saben y lo valoran.

P ¿Os llegaban desde España las dudas en cuanto al juego que se generaron en los primeros encuentros?

R Sí, pero supimos utilizar esas críticas como motivación extra, como herramienta de refuerzo para tocar un poco el orgullo.

P ¿Qué crees que hace falta para ser un campeón del mundo en el día a día?

R La humildad. Conviene dejar el ego de lado y ser capaz de estar en la realidad del día a día, entender que las situaciones viene y van, las positivas y negativas, y mantenerse constante. Se trata de no estar ni muy arriba ni muy abajo. Esto lo vivimos en el vestuario, había momentos de euforia tras la semifinal y los más veteranos, que estaban relativamente tranquilos, decían, «está bien pero todavía no hemos conseguido nada».

P ¿Hay mucha diferencia entre trabajar aquí y en la NBA?

R A nivel económico y de infraestructura están bastante por delante de nosotros igual que de composición de cuerpo técnico y servicios médicos.Ahora colaboro con los Raptors y el ritmo de trabajo no es muy diferente al que tenemos en Europa, con tres partidos a la semana.

P ¿Es consciente el público de la exigencia del deporte de elite?

R Lo que vemos es el oro que reluce, pero estar 10 o 15 años de tu vida con una alta exigencia física día tras día tiene un precio muy alto. Además, hay que prepararse para la vida postdeporte profesional. Pau Gasol fue un pionero en este sentido, lleva muchos años con el mismo fisio y formó un equipo multidisciplinar a su alrededor. Todo esto junto hace que pueda estar en activo a los 39 años y alargar su carrera unos años más.

P Eres el otro valenciano de la selección.

R Es curioso. Fui compañero suyo en la selección valenciana en infantiles y cadetes y 15 años después hemos vuelto a coincidir, esta vez como campeones del mundo.

Compartir el artículo

stats