02 de marzo de 2020
02.03.2020
Tribunales

Piden 4 años de cárcel por los insultos racistas en Museros

Cinco aficionados de La Creu gritaron«mono», «sudaca» y «te vamos a matar» a un futbolista local

02.03.2020 | 04:15
Los jugadores que fueron víctima de los insultos en 2017.

La Fiscalía Provincial de Valencia solicita tres años y nueve meses de prisión para un jugador de fútbol y cuatro aficionados que insultaron y amenazaron al equipo contrario por su raza: «Mono, sudaca, te vamos a matar, de aquí no sales vivo...».

Así se consta en el escrito, firmado por la sección de delitos de Odio de la Fiscalía de Valencia que está dirigida por Susana Gisbert, en el que se acusa a estas cinco personas de un delito cometido con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizadas por la Constitución. dido saber Europa Press.

Junto a la pena de prisión, el ministerio público reclama el pago de una multa de 3.300 euros, inhabilitación especial para ejercicio del deporte profesional durante nueve años y prohibición de acudir al lugar del delito, es decir, el campo de fútbol, durante cinco años.

Los hechos se ciñen a un encuentro de fútbol, en la categoría de juvenil, que tuvo lugar el 10 de diciembre de 2017 en el Polideportivo Municipal de la localidad valenciana de Museros entre el At. Museros y La Creu CF Pobla de Farnals.

Durante el encuentro, uno de los acusados participaba como jugador en La Creu CF y el resto --dos de ellos conocidos como 'Los Gemelos'-, acudieron como espectadores al encuentro y se situaron con un grupo de amigos tras la portería del equipo visitante.

En el equipo anfitrión, el Museros, jugaban diversos jóvenes de otras nacionalidades y razas, en concreto raza negra, hispanoamericana y árabe. Igualmente, se daba la circunstancia de que ya en encuentros deportivos anteriores había habido problemas con los aficionados de La Creu por proferir insultos racistas.

Una vez iniciado el partido, y sobre todo tras el gol que marcó un jugador del At. Museros, los acusados comenzaron, «amparándose en el anonimato e impunidad que da la muchedumbre y con una intención de absoluto desprecio hacia la raza y la mínima dignidad de todo ser humano, creando un clima de violencia hacia los jugadores de razas no blanca», a proferir «de forma constante, encolerizada y agresiva incultos y amenazas».

Algunos de estos insultos fueron «negro de mierda, moro, putos americanos, vete a tu país, mono, sudaca, UH UH UH (imitación onomatopéyica del sonido del simio), te vamos a matar, me cago en tus muertos, de aquí no sales vivo, cuando salgamos te vamos a matar», según recoge el mismo relato fiscal.

Los acusados acompañaban los insultos con gestos de imitación del simio y esputos dirigidos hacia los ofendidos. Igualmente, dado que un jugador del At. Museros se encontraba totalmente asustado y se puso a rezar, «procedieron a burlarse de él, imitándole de forma burlesca, con absolutamente claras notas de mofa y ridiculización hacia la religión musulmana que profesaba».

Esta situación creó un clima «de tal agresividad, odio, violencia y tensión», que, temiéndose y previendo que en un momento u otro los agresores iban a pasar a la acción física, el árbitro se vio en la obligación de suspender el encuentro para intentar, así, mantener la seguridad del evento, «dado que la situación era de todo punto incontrolable».

Seguidamente hizo acto de presencia la fuerza pública, que se hizo cargo de la situación. Los acusados, que no tenían ningún tipo de relación personal con las personas a las que iban dirigidas estas acciones, «realizaron las acciones motivados por el odio, fobia y resentimiento hacia las personas de razas distintas a la blanca», mantiene Fiscalía. Esto provocó en los jugadores que fueron diana de tales acciones sentimientos de miedo y profunda humillación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes