03 de marzo de 2020
03.03.2020

El futuro continental pasa por Lyon

El Valencia Basket visita en la Euroliga a un casi desahuciado Villeurbanne en la vuelta al equipo del belga Van Rossom

02.03.2020 | 23:56
El futuro continental pasa por Lyon

Lyon abre una semana ya de por sí frenética para el Valencia Basket que en apenas nueve días va a jugar hasta cinco partidos. Tras los dos compromisos frente al Fenerbahce y el Burgos, el conjunto «taronja» visita la cancha del Villeurbanne con el objetivo de reencontrarse con el triunfo en la Euroliga tras los últimos reveses sufrido en casa. Con sólo ocho jornadas por delante la calculadora empieza a echar humo aunque la realidad marca que la ecuación para poder mantener la octava plaza que ahora mismo se defiende pasa por coleccionar más victorias.

Sabedor de la dificultad que entraña doblegar a conjuntos con un gran potencial deportivo y económico como el Barcelona, Maccabi, Fenerbahce o CSKA, el plantel valenciano tiene esta noche una buena oportunidad de reafirmar su buena línea como visitante tras haber logrado cuatro triunfos de las últimas cinco salidas y en una pista en la que pese a no haber ganado nunca se presenta como asequible, ya que el conjunto francés no tiene nada en juego salvo el honor. Esta circunstancia ni mucho menos relaja a los jugadores del Valencia Basket como reconoció Guillem Vives. «No sé si el Villeurbanne no se juega nada. Yo creo que seguro tiene opciones. Jugar en Eurologa es duro, pero ellos querrán jugar bien ante su gente, motivación siempre hay. Queremos superar eso y que nosotros tenemos un poquito más que ellos», indicó.

Precisamente el base es una de las novedades en la expedición que ayer partió hasta tierras francesas. El catalán ya tuvo minutos frente al Burgos el pasado domingo y esta noche su concurso se antoja importante para dotar de más opciones a Ponsarnau que al margen de Colom podrá contar con Vives y liberar a Abalde a su puesto natural de alero. La otra buena noticia ha sido el retorno de Van Rossom. El belga se encuentra restablecido prácticamente de su lesión muscular y con el objetivo de integrarlo rápidamente en la dinámica del grupo, se optó porque se subiera al avión. De esta manera sólo que Loyd por volver al equipo, situación que permitirá a Ponsarnau hacer un descarte técnico varias semanas después.

Una pista para no confiarse

A los valencianos les espera un Villeurbanne anclado en la parte baja de la tabla. La dinámica de los galos es muy mala con nueve derrotas en los últimos diez compromisos disputados. Esta situación les hace tener prácticamente imposible la opción de clasificarse para el «Playoff» aunque sí es cierto que en el Astroballe, escenario del choque, han caído rivales de la entidad del Olympiacos, Panathinaikos, Baskonia o CSKA, lo que confirma la fortaleza de los franceses con su afición. El físico y el poderío atlético son las dos grandes virtudes del bloque dirigido por Mitrovic y que priman de manera especial sobre el talento. El Villeurbanne cuenta con dos novedades respecto al equipo que jugó en la primera vuelta en La Fonteta. Se trata del escolta estadounidense, Davion Berry, que ya debutó en la última jornada frente al Khimki, y del ala-pívot, Yabusele, que podría tener sus primeros minutos frente al Valencia Basket.

Jekiri, Kahudi y Jean-Charles son sus tres jugadores más en forma aunque no hay que olvidar la presencia del exjugador «taronja», Diot. Pese a que sus números son discretos hasta el momento la motivación del base francés será otra de las circunstancias a tener en cuenta en el choque. El pívot belga Ismael Bako será baja por lesión al igual que Edwin Jackson que fue cedido recientemente al Estudiantes.

El coronavirus reduce el aforo

El partido va a estar enmarcado por las medidas tomadas por parte de las autoridades francesas respecto al coronavirus. El Villeurbanne se vio obligado a aplazar su encuentro liguero del pasado fin de semana frente al Mónaco tras la decisión gubernamental gala de prohibir cualquier evento en espacios cerrados el que pudieran reunirse más de 5.000 personas. El club de Lyon ha llegado a un acuerdo con la Prefectura del Ródano para reducir el aforo del Astrobaballe a los 4.500 asientos y de esta manera poder celebrar el encuentro con público.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes