Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volver a la vaqueta

Tonico, acompañado de su nieto.

Tonico, acompañado de su nieto. levante-emv

Volverá la vaqueta a coser la careta desde el dau, como hacía Rovellet; volverá la vaqueta a jugar caprichosa en las galerías de la libertad pues nunca quiso estar encerrada entre rejas normativas; volverá la vaqueta a enamorarse de Genovés, que besaba, engullía, la medalla de la Mare de Deu del poble y le pedía morir con la corona ceñida de dignidad en el camino hacia la gloria. Sí, volverá la vaqueta a volar acariciada por las manos de los hijos de la tierra, manos del Roig d'Alcoi, el Sagal de Petrer, el Nel, Simat, Quart i Juliet. Volverá a escucharse el eco de la voz de la Historia que nos exige amar lo que nuestros abuelos amaron, besar lo que nuestros abuelos besaron y soñar lo que nuestros abuelos soñaron?

El tiempo se ha parado. El tiempo llora porque añora. ¿Será que necesita un respiro entre tantas prisas inútiles, entre tanto ajetreo hacia la nada? ¿Acaso no nos dice el tiempo que merecemos disfrutar de él y que no quiere jugar donde se le desprecia? Volverá la vaqueta, porque entre las paredes de un trinquet, entre los balcones de los pueblos valencianos repletos de miradas, de historias de vida, entre humos de caliqueños de la tierra que suben desde las últimas sillas de enea de los últimos viejos que viven libres, se siente feliz porque se siente amado. Volverá la vaqueta para respirar aromas de azahares, agradecer las sonrisas de la sierra Mariola y el corretear de los niños que crecen besando el regazo de sus madres. Y gozar al escuchar : «Mare te vull?.i sempre te voldré». ¿Se habrá parado por eso? ¿Se habrá parado porque ya no respira aromas de la tierra, ni puede ver el corretear de niños inocentes, libres entre arroyos de aguas cristalinas, descubriendo vida? ¿Se habrá parado porque no quiere niños esclavos de la esclavitud de sus padres y abuelos? ¿Se habrá parado porque quiere que los niños sean niños? ¿Se habrá parado porque él, el tiempo, no quiere ser esclavizado?

Por eso volverá la vaqueta; porque entre las gentes que la aman se respira libertad, amor a la tierra que quiere ser madre amorosa para sus hijos; porque en las calles y trinquetes resuella la verdad del pelotari que confiesa antes que nadie le acuse, la del «home bo», - Cavallers, ¿falta o bona?-, la de la cercanía entre adversarios que comparten vestuarios y consejos de vida. Por eso volverá la vaqueta, porque el tiempo ama a quien le ama.

Compartir el artículo

stats