Entrenadores de algunos de los deportistas incluidos en el proyecto FER, promovido por la Fundación Trinidad Alfonso y que forman parte del Programa FER Entrenadores abarcando disciplinas como atletismo, natación, ciclismo, gimnasia rítmica o judo han calculado que tardarán entre tres y ocho semanas en recuperar el estado de forma que tenían antes de que estallara la crisis sanitaria del coronavirus, ahora que pueden retomar los entrenamientos.

Roberto Cejudo, entrenador de triatlón, apuntó que «si los deportistas han estado totalmente parados, el tiempo sería de unos dos meses; es decir, mayor que la habitual transición entre el final de una temporada y el inicio de la siguiente.»

«Si no han parado y, aunque haya sido en condiciones precarias, han entrenado en casa, establecería un mínimo de tres semanas y un máximo de cinco», señaló.

Fran Amat explicó que en la natación «nos enfrentamos a un terreno absolutamente desconocido, nunca habíamos estado parados y sin contacto con el agua tanto tiempo».

«Confío en que en mayo o a principios de junio podamos nadar, aunque sea en el mar, para no acumular más retraso. Desde luego, creo que los nadadores serán algunos de los que más tiempo necesiten», apuntó.

Eloy Izquierdo, técnico de ciclismo, dijo que todo dependerá del tipo de trabajo que hayan podido hacer en este mes y medio. «Si ha logrado mantener sus niveles de fuerza y flexibilidad, y ha controlado su peso, tardaría unas cuatro semanas», explicó el preparadot.

«Si en su domicilio ha podido hacer un entrenamiento más específico, como los ciclistas, unas tres semanas. Los nadadores, por contra, necesitarán más tiempo. Es decir, entre un mínimo de un mes y un máximo de dos meses», calculó.

Riesgos y esperanzas

En esa horquilla se moverán los lanzadores en atletismo, señaló Juan Vicente Escolano. «Calculo que la normalidad total llevará unas 4 ó 5 semanas. Es obvio que lo más complicado en todos los deportes será el desajuste en el apartado técnico. Lo físico se puede recuperar más rápidamente porque, de una forma u otra, no se ha dejado de trabajar. Lo técnico requerirá más tiempo», advirtió.

Todos ellos advirtieron que ahora hay un importante riesgo de lesiones que obligará a extremar las precauciones y que este encierro ha podido ser positivo en aspectos de fortaleza psicológica, de relativización de los resultados o para recuperar alguna lesión.

Manoli Alonso (atletismo), cuenta cómo han sido todas estas semanas para los atletas que dirige: «Desde un punto de vista psicológico, han podido descubrir nuevas capacidades de respuestas ante situaciones adversas e inesperadas, cómo reinventarse, o cómo hacerse más fuertes y resistentes... En lo deportivo, hemos incidido en aspectos a los que habitualmente dedicamos menos tiempo: movilidad articular, flexibilidad, propiocepción, cuestiones posturales».

Javier Selma (judo), advierte del riesgo de lesiones: «Si no vamos con cuidado, sí. Sobre todo, en las articulaciones, dedos, codos, hombros... es decir, todas las articulaciones que usamos para la práctica concreta de mi deporte, del judo».

Blanca López (gimnasia rítmica), confía en que todo lo vivido haya servido para fortalecer mentalmente a sus gimnastas: «Ante los próximos desafíos, pueden inspirarse con un pensamiento de este estilo: "esto no es nada; la etapa del coronavirus si resultó complicada.... Siempre se pueden extraer enseñanzas».