17 de julio de 2020
17.07.2020
Levante-emv

Tira y afloja entre Valencia y City por Ferran

El conjunto de Guardiola 'juega' a la baja y desde Mestalla se espera una propuesta más alta

17.07.2020 | 00:52
Ferran Torres controla de espaldas un balón, en el encuentro de anoche en Mestalla.

El tratado Valencia-Manchester City por Ferran está en marcha. El equipo de Pep Guardiola ha dado el paso para hacerse con los servicios del extremo y el contexto les favorece, pero con matices. El futbolista está dispuesto a dar el salto y termina contrato en 2021. Están en una posición de fuerza, obviamente. El Valencia –más todavía sin Liga de Campeones– necesita el dinero y está negociando, pero no lo quiere dejar salir a cualquier precio. El club entiende que el futbolista tiene un precio, importante. La primera oferta del club inglés está muy lejos de las expectativas y de su valor de mercado, pese a la encrucijada contractual. El último traspaso del Manchester City sirve como modelo y permite a los valencianistas ganar músculo: Leroy Sané (extremo, 24 años) ha salido al Bayern por 45 millones de euros. El internacional alemán también estaba en último año de contrato y los citizens lo intentaron renovar sin éxito.

Ferran no está en el mismo escalón que Sané, todavía. Por condiciones, por proyección y por proyecto podría estarlo. La tasación –natural y lógica– está por encima de los primeros 15 millones de euros más bonus que se han puesto sobre la mesa. Peter Lim ya ha dejado claro que no quiere futbolistas como contrapartida en la operación, que es una posibilidad que se ha barajado. El City tiene un reparto amplio y cracks que podrían encajar, ciencia ficción ahora mismo por la postura de la propiedad. La necesidad aprieta y es hacer caja. El Valencia es consciente de que no puede pedir los 80 millones de la cláusula, pero también entiende que Ferran Torres es un talento de 30-45 millones.


Proceso de renovación

El club ha manejado mal los tiempos desde hace más de un año, ha menospreciado a Ferran y no ha sido capaz de renovarlo porque no ha sabido tocar las teclas adecuadas. Las claves no son (sólo) económicas, son de plan y de propósito. En la recta final también se volvieron a cometer errores de cálculo por no conocer y subestimar el carácter de su agencia (Leaderbrock). La negociación es consecuencia de un proceso erróneo (querían sacarlo cedido) y de un desenlace lógico. Un Valencia fuerte hubiera tenido más opciones, pero el Manchester City es una superpotencia, otra dimensión. Ya se llevó a David Silva cuando todavía no había ganado la forma y la fuerza actual. Además, está el factor Guardiola.

Llegados a este punto, el jugador y los clubes están obligados a entenderse. El City necesita un extremo y no hay tantos con las cualidades de Ferran. El Valencia necesita el dinero... pero espera una oferta razonable. Y el futbolista está ante una oportunidad única: un equipo para pelear por todo, la Premier, la Champions. Tampoco le conviene llegar al límite con el Valencia y aguantar hasta agotar su contrato en junio de 2021 o forzar de nuevo en el próximo mercado.

Tira y afloja por un futbolista con un presente estupendo y con un futuro tremendo, desde que rompió el cascarón. En el juego de la cuerda, el problema es que se rompa. Tensión y conciliación. La negociación está viva, soga al cuello.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes