Hace 6 años, el Atzeneta UE pensó que había tocado techo con un inédito ascenso a Regional Preferente. Para un pueblo de 1.100 habitantes (exactamente 1.162 en el censo de este año), salir de las categorías más bajas (primera y segunda regional) era un gran motivo de orgullo. Ese año, en 2014, había cambiado su campo de tierra del Regit por uno de césped sintético. Aquel salto, sin embargo, sólo fue el principio de una gesta que culminó, si no hay más sorpresas, con el ascenso a Segunda B el pasado sábado tras superar (0-1) al histórico Alcoyano en la final del play-off. «Estamos asimilándolo aún y frotándonos las manos con la próxima temporada, en la que jugaramos contra equipos que han estado en Primera», explica dichoso el presidente del Atzeneta desde hace 26 años, Pepe Pérez.

Sólo dos equipos de poblaciones menores han jugado en Segunda B: el Somozas (1.100 habitantes), de Galicia, y la Hullera(750), de León.

Frente a las penurias que sufre una gran mayoría de equipos de fútbol modestos en la España vaciada, el club de Atzeneta d'Albaida encontró un día el maná en una empresa del pueblo, hoy un referente nacional en su sector. Ubesol, dedicada a la fabricación de toallitas para la higiene personal y limpieza del hogar, le ha dado la vida. «Nos patrocinan desde 2001. Entonces empezaron a crecer poco a poco y nosotros también. Cuando subimos a Primera Regional en 2010 , hablamos de a ver si podíamos seguir progresando y la ayuda creció. El patrocinio de Ubesol es un 90% del presupuesto del equipo», recuerda Pepe Pérez desde la población de la Vall d'Albaida, que sólo a la hora de la siesta se ha dado un descanso desde que a las 21.52 horas del sábado empezaron a redoblar las campanas del pueblo.

El tópico de «el dinero (solo) no da la felicidad» se cumple en el equipo fundado en 1975 y que viste de naranja. «Luego hay que hacerlo bien, saber aprovechar bien esa ayuda, que el espónsor esté contento. Y es lo que hemos hecho: tenemos una plantilla extraordinaria de jugadores y cuerpo técnico», afirma el presidente, que subraya el apoyo incondicinal del ayuntamiento. «Siempre ha estado ahí, como con el arreglo del campo del fútbol (costó 600.000 euros)», añade.

La figura de David Albelda es capital en el éxito del Atzeneta. Lo dice y lo repite el presidente, sabedor del peso del exjugador del Valencia CF en un vestuario de chavales que aún eran niños cuándo lo vieron levantar dos ligas. «Albelda ha sido clave en todo esto. Sabíamos que no tenía experiencia en Tercera, pero tiene una historial como jugador impresionante, que a la hora de entrenar te ayuda muchísimo. Con todo su conocimiento, experiencia y lo que transmite, no puede fallar. Es la figura más importante del equipo», asegura el dirigente. «Poco a poco le ha cogido el tranquillo a la categoría. Entre Albelda, el segundo entrenador (Taja), que conoce mucho el fútbol, y el director deportivo (Jesús Soler), han hecho un equipazo» apostilla. Ninguno de los futbolistas, eso sí, es del pueblo. La curiosidad es que el único futbolista de Atzeneta d'Albaida que juega en Segunda B pertenece a la Cultural Leonesa.

Albelda, que renovó su contrato con el equipo valenciano en mayo antes de disputar la promoción de ascenso, puntualizó: «Afrontamos el partido contra el Alcoyano sabiendo que no teníamos nada que perder. Pensar en el ascenso no lo soñaba nadie».

Otro tópico se cumple en el éxito del Atzeneta. «El equipo es una mezcla de jóvenes y veteranos. Tenemos a 3 jugadores cedidos del Levante UD, técnicamente muy buenos, con muchas ganas de jugar. Todo eso suma mucho», explica Pepe.

La temporada comenzó para el Atzeneta con resultados inesperados. «En la jornada 10 estábamos en promoción de descenso, solo habíamos sumado 9 puntos a pesar de tener un equipazo. A partir de ahí empezamos a crecer y en 18 partidos, hasta el confinamiento, sumamos 41 puntos» explica.

La gesta del Atzeneta UE es comparable, por tener una referencia, con la de la presencia del Eibar en Primera División, que representa a una ciudad de 30.000 personas. Muy cerca está el Villareal (50.000 habitantes). Otro dato: el primer equipo de un municipio con menos de 10.000 habitantes que subió a Segunda fue el CD Abarán, de la provincia de Murcia, en 1963 el mismo año del primera ascenso del Levante UD a la máxima categoría. La próxima temporada, en Segunda B, se enfrentará a equipos que han jugado en Primera como el Hércules, Sabadell, Lleida o Nàstic. También se enfrentará al Mestalla o al filial del Levante, entre otros.

En los últimos años, el equipo taronja ha pasado de la treintena de socios a cerca de 300. Este año espera llegar a los 400, aunque no hay preocupación por si hay menos o más masa social. El Atzeneta sabe que la desaparición del Ontinyent CF, histórico de Segunda B y equipo capital de la comarca, le ha dado más relevancia en la zona sin quererlo.