El Valencia CF tiene ahora mismo aparcado el asunto del futuro estadio. Se han cumplido ya once años desde la paralización de las obras que deben estar acabadas para el año 2023, lo que obliga a solucionar ya la financiación los trabajos y cumplir con las fechas pactadas. No es la primera vez ni será la última que Joan Ribó lanza mensajes al club en este sentido, aunque el alcalde habla ya en esta ocasión de que próximamente habrá una comunicación oficial de apremio. Así lo explicaba a À Punt: «Hemos estado hablando de que el tiempo se acaba y por lo tanto habrá que decírselo oficialmente algún día. Desgraciadamente la situación actual es la misma y el tiempo pasa. No ha habido contacto formal y tenemos que decírselo al Valencia CF». «La situación del Valencia nos preocupa. Siempre hemos respetado la situación del club porque es una institución fundamental para la ciudad. Pero tienen que darse cuenta de que hay que cumplir con el ATE porque de lo contrario entraríamos en una situación muy compleja», añade.