El centrocampista japonés, Take Kubo, ha sido presentado esta mañana y de forma presencial en La Cerámica. El jugador, que llega cedido al Villarreal CF una temporada desde el Real Madrid, se ha mostrado ilusionado con este nuevo reto en Vila-real y espera no defraudar a la afición vistas las expectativas generadas. La llegada de Kubo, jugador por el que el cuadro amarillo pagará 2.5 millones a la entindad de Chamartín, más el sueldo del futbolista (unos 3 millones), precede las de Coquelin (que está muy cerca de cerrarse) y la de Parejo. El jugador comenzará este miércoles a entrenarse a las órdenes de Unai Emery, nuevo técnico del equipo. El japonés, de 19 años, que tuvo bastantes ofertas, se terminó decantando por la del 'Submarino'. Al ser cuestionado sobre esa diversidad de propuestas señaló que algunas de las treinta ofertas «eran verdad y otras mentira», pero que eso ahora es irrelevante porque escogió la del Villarreal CF. «Fue la mejor opción y es lo que pensamos tanto mi familia como mi representante. Ahora me toca demostrar a mí», dijo el jugador. Además, la perla asiática manifestó que está al servicio del equipo y que «puede jugar en cualquier sitio, menos de portero y defensa» (bromeó), así como que espera aportar su técnica y su juego al servicio de un equipo que le sorprendió cuando lo tuvo de rival. «Me costó seguir el ritmo porque tenían todo el rato el balón y ahora me emociona que sea al revés y vaya a poder disfrutarlo».

El objetivo que Kubo se marca es doble: crecer en lo «individual» pero también en lo «colectivo» para «ayudar a un club que ya es grande a que lo sea un poco más». Asimismo, el asiático destacó que pese a que contará con bastante competencia por un puesto, tiene que "disfrutar" con ella porque eso le hará ser mejor jugador. En ese sentido, espera «hacer una gran temporada» como 'groguet'. De lo que evitó hablar es del Real Madrid. «Estoy aquí para hablar del Villarreal», dijo. «No pienso en otra cosa que no sea en dar el 100 por cien a este equipo. Ojala pueda hacer un gran año», zanjó.

Kubo prefirió no hablar de la planificación deportiva del equipo, que sigue reforzándose de cara a la próxima temporada, ya que el conjunto castellonense disputará tres competiciones (LaLiga, Copa del Rey y Uefa Europa League). «No sé quién más va a venir, pero sé todos los que están aquí. Contra ellos disputé uno de los peores partidos en cuanto a sensaciones. Ahora jugar con ellos cada domingo me motiva», añadió Take. Los próximos en llegar serán Parejo y Coquelin, con el objetivo de apuntar la medular. Asimismo, otro de los que podrían recalar en La Cerámica es su compañero de club, Óscar Rodríguez.