Dominic Thiem se lució, Rafael Nadal cumplió y el valenciano Roberto Bautista, también. Faltaba Novak Djokovic para presentar sus credenciales en Roland Garros y fue contundente. En hora y media, cediendo solo seis juegos acabó con cualquier ilusión que pudiera tener el sueco Mikael Ymer al que avasalló (6-0, 6-2 y 6-3).

Djokovic disfrutó en su estreno en la nueva central Phillippe Chatrier, con el techo retráctil cerrado por tercer día por la lluvia que ha retrasado de nuevo la jornada en las pistas exteriores. El número 1 mundial se encontró cómodo con las condiciones de la pista y muy solido de golpes, tanto de derecha, como de revés, servicio e incluso dejadas. «Un golpe que será tácticamente muy importante este año por las condiciones de las pistas, pero hoy he abusado un poco”, ha dicho.

En el Foro Itálico se le vio aún abrumado por su acción en Nueva York pero no le impidió ganar el torneo (81 de su carrera) y el 36 Masters 1.000.

Hoy le tocará el turno a Nadal (tercer turno central, Eurosport) para seguir cogiendo ritmo. El campeón volverá a tener un partido plácido ante el universitario estadounidense Mackenzei McDonald (211 mundial) que jugará su segundo partido en París a los 25 años y el noveno en tierra batida en el circuito.

Nadal se siente lejos de su mejor tenis y del juego mostrado por Djokovic y Thiem en su debut. «Hay que mejorar», les dice a los suyos. Sabe como puede hacerlo. «No puedo estar pasivo. Debo ser intenso y hacer más daño y adaptarse a las condiciones y las nuevas bolas. No hay más» .

La jornada pudo acabar con la sorpresa de Jaume Munar ante Stefanos Tsitsipas. El tenista mallorquín, número 109 mundial, forzó al quinto favorito del torneo hasta los cinco sets, después de adelantarse los dos primeros para acabar perdiendo por 4-6, 2-6, 6-1, 6-4 y 6-3.

En otros partidos de la Armada española también superaron la primera ronda Roberto Bautista ante el francés Richard Gasquet (7-6, 6-2, 6-1), Roberto Carballés al estadounidense Steve Johnson (6-1, 6-1, 6-0), Alejandro Davidovich al francés Harold Mayot (7-6, 6-3, 7-5) y Paula Badosa a la ucraniana Kateryna Kozlova (6-2, 4-6, 6-3).