José Campaña se acordó de muchas personas al ser convocado por primera vez con la selección absoluta. Entre ellas de dos granotas claves en su carrera: Quico Catalán y Paco López. Su estreno en el amistoso ante Portugal también fue con dedicatoria, aunque más personal.

«Me acuerdo sobre todo de mis abuelos, desde arriba me siguen y me ven y tienen que estar orgullosos de lo que estoy consiguiendo», dijo el levantinista en declaraciones difundidas por la RFEF. «La primera con la que hablo es con mi novia, representantes, familiares, amigos. Es de agradecer todo ese respaldo».

Ningún jugador del Levante había conseguido lo que Campaña en más de medio siglo y eso es histórico. Un hito que habla del momento que vive el club. También de que es hora de recoger lo que se ha cosechado con él durante estos años.

Campaña llegó al Ciutat para jugar en Segunda de la mano de Muñiz y Del Pozo, las dos figuras claves en su fichaje. Un verano después de la cesión se cerró su traspaso por 500.000 euros. La Sampdoria se reservó el 10 por ciento de una futura venta y el propio jugador un 15. Sin embargo, el gran punto de inflexión estuvo a pocos meses de entrar en su último año de contrato. Tras una larga negociación, Quico cerró su blindaje hasta 2023. Encima con la permanencia en el aire. El andaluz se ganó un sueldo sin parangón de 3,2 kilos a cambio de que su cláusula pasase en abril de 2019 de 15 en Primera y 8 en Segunda a 60.

Luis Enrique terminó muy satisfecho con su estreno: «Tiene mucho fútbol. Ha jugado fluido, queriendo el balón y lo he visto muy bien». El propio jugador desveló que le dijo el seleccionador antes de saltar al campo: «Que fuese yo y eso es lo que pretendo ser». Fue su primera vez con la absoluta pero no con España. Y es que tras debutar con el Sevilla en Primera ya fue doble campeón de Europa Sub-19. A partir de ahí empezó su peregrinaje. En la 2013-14, el Sevilla lo traspasó al Crystal Palace y esa misma temporada terminó cedido en el Nuremberg de la Bundesliga. En la 2014-15 la Sampdoria lo firmó por 1,2 millones para cederlo inmediatamente al Oporto. Por el camino fue internacional en todas las categorías inferiores. Contando el de Portugal suma más de 40 partidos defendiendo la elástica nacional.

«Ponerte la camiseta de la absoluta es emocionante. El sueño de cualquier jugador de España. Gracias al trabajo de muchos años he podido conseguirlo», dice el granota, consciente de lo bueno y lo malo del partido de la Roja: «Ha habido fases en las que hemos estado mejor y en otras en las que sufrimos más».