Contra el Getafe asumió la responsabilidad de lanzar el penalti en el minuto cien.

Recuerdo que el día de antes Chema Sanz me dijo, mañana va a haber un penalti, lo vas a tirar y lo vas a meter. Había tirado penaltis en tandas, pero nunca en liga porque el tirador era Dani (Parejo) los últimos años, se dio la oportunidad, fueron cinco o seis minutos que tuve el balón en las manos porque estaban ahí peleándose todo el mundo. Lo hablaba con un amigo. Tenía como un ángel en un hombro y el demonio en el otro. El demonio me decía ‘ostras, cuidado que si lo fallas perdemos y ya no hay más tiempo para empatar’, pero luego miraba al ángel y me decía: ‘Pero si estás entrenando penalti todos los viernes y sábado y salen la mayoría de veces bien... ¿Por qué no lo vas a meter? Era la lucha interna que tenía. Al final lo tiré como lo practico y pudimos empatar.

Lo tiró a lo Mendieta. ¿eso se entrena?

Es un penalti que cada vez se está viendo más en el mundo del fútbol. Yo antes solo lo recordaba de Mendieta, es un penalti que he visto en vídeos porque en 2001, 2002 yo tenía cinco años y no me fijaba en eso. Ahora se está viendo mucho. Cada vez hay más jugadores que los tiran así. En Laliga Ocampos, Oyarzabal... de hecho con Oyarzabal practicábamos los penaltis así cuando estábamos en la Sub-21. Él los sigue tirando así y es de locos porque no ha fallado ninguno. Luego en otras ligas está Bruno Fernandes, Jorginho del Chelsea... me fijo en cómo hacer la carrera, cómo mirar al portero, cuánto aguantan. Es un penalti que llevo practicando desde juveniles, pero es que no había tenido la posibilidad de tirar y ahora la tuve, cogí el balón y lo tiré así.

Ese gesto del penalti demuestra un paso al frente ¿Siente que el Valencia le necesita más que nunca?

Se han ido muchísimos compañeros que eran importantes y al no venir nadie nos hemos quedado unos cuantos que ya llevamos unos años en el club y sí que es verdad que tengo que dar un paso al frente. Cada año la afición te va a pedir mucho más. Se nota que van pasando los años y no te vale lo que hacías el primer año porque ya no eres ese chaval que llega y con tres o cuatro detalles que hagas animas los partidos, ahora hay que hacer bastantes cosas más y ser más regular.

-Decía Javi Gracia que cada vez vamos a ver a un mejor Soler jugando de ‘8’.

Necesito partidos, necesito entrenamientos porque al final no es solo jugar partidos en esa posición, es importante entrenar ahí con todo el trabajo táctico que hacemos, las basculaciones, cuando un mediocentro entra, cuando el otro se tiene que quedar más atrás, cuando el lateral sube y tienes que tapar su zona... son muchas cosas que entrenando se van cogiendo y yo necesitaba eso. Lo estoy haciendo. Estoy jugando de doble pivote, llevo tres partidos y para mí es importante porque los dos meses anteriores habían sido muy difíciles para mí.

¿Siente más esa responsabilidad jugando como 8?

La responsabilidad está siempre, pero sí es verdad que en zona de banda tenía menos influencia en el juego. De hecho, se nota en los datos que veo al final de los partidos que me pasa el cuerpo técnico. Se nota en la participación, en los pases, en duelos... en el centro del campo es donde se mueve todo en un partido de fútbol y si antes en un partido tocaba veintipocos balones, pues ahora si tenemos el manejo de balón igual son 50, 60, o 70. Cambia mucho, hay más influencia, toco más balón y es cierto que en la zona central un error se nota más, el carril central si te lo pillan desprevenido es donde está la portería y es más fácil que te hagan gol... pero la responsabilidad la tomo como un reto.

Otro paso adelante es la capitanía. ¿Qué supone?

Ser capitán, no el primero porque es José (Gayà), luego está Jaume y nos hemos unido Gabi (Paulista) y yo que somos los más veteranos dentro del equipo, para mí es increíble. Es increíble estar en ese día a día con los capitanes con esas charlas que siempre hay que tener en un equipo para trasladar cosas al grupo, es algo que es nuevo para mí, es acostumbrarse y es ir cogiendo más peso todavía. Llevar el brazalete significa muchas más cosas como están demostrando José (Gayà) y Jaume todos los días y por eso digo que para mí es un honor.

A pesar de su juventud, ya las ha vivido de todos los colores en el Valencia. ¿Es quizás este el momento más delicado?

Ya tengo bastante experiencia en cosas que pasan en el club y que ojalá no hubieran pasado, pero que al final también han sido un aprendizaje para mí. Ya me lo decían las personas cercanas, sobre todo mi representantes, que iba a haber momentos difíciles en la carrera, que no todo iba a ser un camino de rosas y de hecho desde el principio se demostró que no iba a ser así. Cuando entré en el primer equipo fue un momento difícil también, pero entre con esa liberación de venir de fuera y estaba libre de cabeza, venía de jugar bien en el filial y el primer equipo estaba en puestos complicados. Al final un chaval joven que entra suele tener las de ganar. Nosotros ya hemos hablado con el entrenador, con la gente de dentro del club y nos queremos centrar en el fútbol porque al final es lo que va a marcar hacia donde va el club y lo contenta que esté la afición.

Y ahora el Madrid. ¿Se puede ganar al Madrid?

Sí, claro que se puede. El Madrid es un grandísimo equipo, siempre está en la pelea de los títulos y es un equipo que te va a poner las cosas difíciles porque tiene muy buenos jugadores, pero creo que el Valencia siempre le pone las cosas difíciles al Madrid, se ha demostrado en los últimos años, que no hemos conseguido la victoria en muchas ocasiones, pero en alguna lo hemos conseguido y les ha costado muchísimo ganarnos. Vamos a ir a pelear los tres puntos. Jugamos en casa y porque creo que con estos tres puntos el año se puede ver muy diferente.

En el césped se las verá con los Casemiro, Kroos, Valverde, Modric... ¿Puede ser la clave?

Sí, ellos cuando han jugado contra nosotros bastantes veces lo han hecho con cuatro mediocentros. Han metido a Casemiro, Modric, Kroos, Isco e incluso Valverde alguna vez y Benzema arriba. Ellos tienen muchas variantes, muchos jugadores de nivel tanto en el once como en el banquillo que te pueden arreglar el partido en cualquier momento, pero estamos preparando bien el partido como la semana pasad y estoy notando bastante intensidad en los entrenamientos, pero donde hay que enseñarlo y ofrecerlo es en el campo el domingo.

¿Se puede confiar en este equipo joven que tiene el Valencia?

Sí claro, yo entiendo que a la afición le cueste un poquito más confiar porque han habido muchas bajas y ninguna incorporación, por esa parte, entiendo al aficionado que esté frustrado y que piense que nos van a ir mal las cosas. Yo por ese lado lo entiendo, pero también me gustaría si ven esta entrevista decirles que ojalá estén con nosotros porque somos un equipo joven, que es verdad que llevamos ocho jornadas y todos desearíamos llevar más puntos, pero la situación es la que es y les pido que estén con nosotros, que nos apoyen. Nos vamos a dejar todo dentro del campo, somos un equipo que tenemos que ir mejorando poco a poco a poco, cuanto antes mejor obviamente y somos los primeros que querríamos tener más puntos, pero le diría que confíen en nosotros.

Me dicen que a Yunus le ayuda mucho.

Que salgan jugadores de la Academia es fruto del buen trabajo que se ha hecho. Yunus es un chico que siempre está con la sonrisa en la cara. ¡De hecho a veces debería estar más serio! Hay momentos en los que hay que estar serios y se ríe... (Ríe) Es un chico muy joven que tiene que crecer, aprender, el míster le está dando confianza y él tiene que trabajar y olvidarse de todo lo que se diga fuera de si renovación o que si tal. Tiene que jugar y crecer que tiene 17 años todavía. Tiene que crecer muchísimo y creo que lo puede hacer.

Ya acabo. ¿Se atreve con una porra del partido?

¡Ganar! Ojalá sea un 1-0 con portería a cero, pero todo lo que sea ganar es lo más importante. Esos tres puntos serían muy buenos para nosotros y para toda la gente del Valencia.

¿Si hay penalti en el minuto cien se atreve otra vez?

Obviamente sí, claro que sí.