El entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata, Diego Armando Maradona, fue dado de alta ayer de la clínica hospitalaria Olivos, donde permanecía tras ser intervenido de un hematoma subdural que le ha tenido nueve días hospitalizado.

El exjugador de la albiceleste continuará con su tratamiento de recuperación en Nordelta, donde estará acompañado de su familia, según informa el diario Clarín. Será allí donde pueda tratar el cuadro de abstinencia y su reciente accidente cerebrovascular, añade el rotativo argentino. Su abogado, Matías Morla, ya había explicado unas horas antes que «Maradona vivió el peor momento de su vida. Es un milagro que se haya detectado este accidente que podría haberle costado la vida. Está completo», dijo Morla a los medios.