Se confirmaron las sospechas de José Luis Gayà. El capitán del Valencia CF sufre una rotura muscular en los isquios de su muslo izquierdo que le mantendrá apartado de los terrenos de juego como mínimo un mes. La información que los médicos han trasladado al futbolista después de conocer el resultado de las pruebas es que se trata de una lesión fibrilar que necesitará un tiempo estimado de recuperación de entre 4 a 6 semanas. La noticia desgraciadamente no ha sorprendido al jugador. Desde el primer momento las sensaciones fueron negativas y la sintomatología era de rotura. Y es que, José conoce su cuerpo como pocos fruto de su experiencia. Los peores pronósticos se han cumplido y por la cabeza del lateral izquierdo solo pasa trabajar duro en el día a día de la recuperación y tratar de acortar los plazos. No sería la primera vez que lo consigue en tiempo récord. Mientras tanto, el capitán hará lo posible por seguir sumando desde fuera del campo. El vestuario lo necesita hasta lesionado.

¿Cuántos partidos se perderá Gayà? Es la pregunta que se hace Javi Gracia, sus compañeros y, por supuesto, la afición. El capitán sabe de boca de los médicos que se enfrenta a una lesión de 4-6 semanas. El lateral izquierdo, por tanto, se pierde 4 partidos como mínimo. Es baja segura contra el Atlético de Madrid (28 de noviembre), Eibar (7 de diciembre) y Athletic de Bilbao (12 de diciembre), así como en el Terrassa-Valencia del 16 de diciembre correspondiente a la primera ronda de la Copa del Rey. El objetivo de Gayà es reaparecer, en el mejor de los casos, en el Barcelona-Valencia del próximo 19 de diciembre en el Camp Nou. Justo ahora dentro de cuatro semanas.

El problema es si la recuperación se alarga más allá del mes. De ser así, también se perdería el Valencia-Sevilla del 22 de diciembre y no reaparecería hasta después de las vacaciones de Navidad. En la sexta semana, dentro todavía de los plazos médicos, hay programado todavía sin horario oficial un Granada-Valencia para cerrar el año (30 de diciembre) y un Valencia-Cádiz para abrir el nuevo (3 de enero). En clave Eurocopa, su lesión no afecta a Luis Enrique porque la selección española no compite hasta los próximos 24 y el 29 de marzo con motivo de los dos primeros partidos oficiales de la fase de clasificación para el Mundial de Qatar 2022.

El de Pedreguer tuvo claro desde el primer momento que se trataba de una rotura muscular, tal y como informó Superdeporte. La primera exploración en Mendizorroza no fue positiva y la decisión de los médicos de aplazar las pruebas hasta el martes a la espera de que disminuyera el hematoma confirmaba los malos presagios. José se desplazó a la clínica Ascires -antes Eresa- conduciendo su coche. A la finalización de las mismas, el club emitía un parte médico sin especificar el tiempo de recuperación. «Presenta una lesión fibrilar de la musculatura isquiotibial de su muslo izquierdo sufrida en el partido en Vitoria. Seguirá tratamiento hasta mejoría clínica». Son de 4 a 6 semanas de baja. La cuenta atrás ha empezado.