30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VA DE BO

Llega la ceremonia de coronación

LLEGA LA  CEREMONIA DE CORONACIóN

LLEGA LA CEREMONIA DE CORONACIóN

Hay finales del Individual que no pasarán a la historia. Se contarían con los dedos de una mano aquellas que han traspasado el umbral de las nubes del cielo. Aquella del «perdóname Paco», cuando triunfó Sarasol; la de Genovés contra Álvaro compendio de todas las épicas; la victoria de Grau, el único mitger que ha conquistado este título; la increíble remontada de Álvaro contra Genovés II y seguramente la última en la que Soro III remontó contra Genovés II. Hemos contado cinco de todas las disputadas año a año desde el 86. Se han visto de mayor y menor calidad, aunque no es esa variable la más distinguida en un mano a mano y menos en una final, con toda la presión que conlleva. Ésta es la partida cumbre del año, la que determina el rey. Aquí no hay sucesión genética, sino por demostración de poderes. Aquí hay que hacer méritos, ser el mejor para coronarse.

Méritos que ya los ha hecho Puchol II, el pelotari de Vinalesa que todos consideran como gran favorito para conquistar el título que se disputará el sábado a partir de las 18 h en Pelayo, a puerta cerrada, aunque con las cámaras de A punt en directo. El pelotari de Vinalesa es un maestro en este difícil arte del trinquet, que requiere de fortaleza física y mental, de largo aprendizaje en escuelas primarias, secundarias y universitarias, con máster incluido. No es fácil ser el número uno, porque no es fácil hacer realidad aquellos sueños infantiles cuando de la mano de su padre y de su abuelo Valero, y de algún padre espiritual como Benedicto Vijuescas, recorría calles, frontones y trinquetes hasta abrirse camino como figura de postín. Si es difícil llegar todavía lo es más mantenerse. Tiene este torneo un carisma especial, una luz que penetra en las entrañas de cualquier pelotari. Nunca se cansan de jugar finales; nunca se aburren de conquistar títulos. No conozco a ningún pelotari que no acuda a esta cita con el corazón abierto a la emoción de alzar los brazos y levantar el friso griego de campeón.

Puchol II jugará la final contra De la Vega, que accede a este privilegio por primera vez en su carrera. Sufrió el de Almussafes contra Jose Salvador porque el de Quart de les Valls es jugador de muchos quilates. De la Vega venció por 60 a 55. Con el hombro lesionado pero aguantó el juego decisivo, el del «dau» que no perdió, como tampoco lo perdió su rival, así es que la moneda resultó determinante. Dicen los que vieron este duelo por internet que pocas veces se ha visto jugar tantos quinzes con tanta calidad, intención y acierto. No podrá descuidarse el de Vinalesa en esta gran cita del año. No habrá público en las gradas por culpa del dichoso virus pero toda la afición a este deporte querrá presenciar la ceremonia de coronación a través del televisor o de cualquier dispositivo, que hoy hay muchas maneras de estar presente. Puchol II contra De la Vega. Nada más y nada menos.

Compartir el artículo

stats