El entrenador del Valencia, Javi Gracia, admitió tras la derrota de su equipo ante el Sevilla (0-1), y al encadenar cuatro jornadas seguidas sin ganar, que «la situación es preocupante, pero no a nivel personal, sino por el equipo, porque la mejora no se ve acompañada de buenos resultados».

Gracia admitió que el cambio de sistema que introdujo llegó «con el tiempo que ha habido y no ha habido entre un partido y otro pero con los jugadores que teníamos creíamos que era la mejor opción». «Estoy motivado y preocupado, no por mi situación sino por la del equipo y por ver el desarrollo de los partidos. Competimos bien y no ganamos en muchos de ellos. La situación es la que es y la clasificación es esta», asumió en la rueda de prensa tras el encuentro.

El entrenador navarro recordó que «se van dando circunstancias» que les merman, como los problemas físicos de Uros Racic en la previa, la lesión de Gabriel Paulista al poco de empezar el partido «y alguna sustitución por molestias».

«Eso hace que tengan más presencia menos habituales», constató el técnico. «Me siento mal pero no por lo que no tengo sino porque con lo que hay no se obtienen buenos resultados», explicó. «Seguiremos trabajando porque lo que más necesita esa plantilla es trabajo y crecer en el día a día. Sigo siendo optimista y confío en que el trabajo diario y la mejora nos den mejores resultados», concluyó.

Terrible fallo

El centrocampista del Valencia Carlos Soler dijo que su equipo no estuvo «mal», en la derrota ayer por la mínima en Mestalla ante el Sevilla pero admitió que «lo que importa son los puntos».

También indicó que el gol que decidió el choque llegó en un fallo que no pueden cometer tras una pérdida de balón en un saque de banda en el minuto 80 del partido.

«Veníamos de tres empates seguidos y teníamos que conseguir los tres puntos porque esto va muy rápido. Ganando este partido habríamos hecho bueno el punto logrado ante el Barça, pero no ha sido así», señaló .

El jugador valenciano dijo que en la primera parte estuvieron «bien» y tuvieron «contras para hacer daño al rival», lo mismo que pasó en la segunda aunque reconoció que el Sevilla tuvo «la pelota casi todo el partido».

El entrenador del Sevilla, Julen Lopetegui, en cambio, se mostró muy satisfecho por el triunfo en Mestalla y dijo que tras el empate ante el Valladolid llegaban «dolidos», aunque «era una oportunidad para mostrar la realidad de esta liga, en la que no puedes parar, ni a lamerte las heridas, ni a sacar pecho», señaló

El técnico valoró que consiguieron «ganar a un gran equipo que estaba en una buena racha y venía de un muy buen partido» y restó importancia al hecho de haber ganado sus últimos partidos como visitante con goles al final.

«La lectura que hago es que los goles llegan cuando llegan. Lo importante es la intención y el equipo siempre busca la portería contraria e intenta llevar el peso del partido. Enfrente teníamos a uno de los mejores equipos en transición de España y hemos sabido convivir con esa amenaza·, añadió.

El técnico no quiso analizar la buena racha de partidos que llevan. « No lo hicimos tampoco después del Valladolid», recordó.