Thierry Correia es un Expediente X en este Valencia CF. Lo fue desde el principio por las especiales circunstancias en que se produjo su fichaje, horas antes de cerrarse el mercado de verano en 2019 y con un traspaso de 12 millones de euros para participar en solo siete partidos durante toda la temporada 19/20. No llegó ni a coincidir con Marcelino, despedido pocos días después por Lim. Y vuelve a ser protagonista ahora después de un nuevo giro en su trayectoria: cuando el portugués parecía entrar por fin en línea ascendente, ha pasado de ser titular en cinco partidos seguidos a desaparecer de los planes de Javi Gracia en esta recta final de 2020.

El lateral pudo salir el pasado verano pero el club estimó que se daban las circunstancias para que explotase en este Valencia CF junto a otros jugadores jóvenes. Tiene todavía 21 años. De hecho, con la salida de Piccini, Thierry se quedaba como único lateral derecho específico en la plantilla, con Daniel Wass obligado a aportar también minutos en el centro del campo por la ausencia de Parejo, Coquelin y después Kondogbia. Así fue como empezó a hacerse un hueco, a disputar más minutos y a mejorar partido a partido su rendimiento con esa continuidad, lo que le valió también para regresar a la selección sub-21 de Portugal después de un año sin ser convocado. A estas alturas ya ha jugado más que en toda la temporada anterior y eso que desde el partido frente al Getafe ha vuelto a ver los partidos desde el banquillo.

Punto de inflexión

El cambio de tendencia se produce precisamente ese día 1 de noviembre en Mestalla, su quinto partido seguido como titular, después de las dos tarjetas que vio ante el Getafe. El equipo ganaba el partido por 1-0, se quedó con diez hombres en el minuto 56 y al final estuvo a punto de perder, recibió dos goles en el 87 y el 90 aunque Soler todavía empataría de penalti. «Se cometen errores, pero no errores infantiles como el que cometí hoy, lo que más quería era haber seguido luchando con todos mis compañeros que lucharon para superar mi error! Ahora hay que aprender de los errores y seguir luchando como siempre por este equipo», escribía Thierry en redes sociales tras ese partido.

Por esa expulsión fue baja por sanción ante el Real Madrid, después se marchó para jugar dos partidos completos de clasificación para la Eurocopa sub-21, con dos victorias de Portugal ante Chipre y Holanda. Seguramente nunca pensó que aquello le iba a pasar factura, pero regresó y desde entonces no ha vuelto a ser titular en LaLiga, suma solo 44 minutos en los últimos cinco partidos pero ante Barcelona y Sevilla no llegó a entrar. Fue, eso sí, uno de los elegidos para la Copa, jugando todo el partido y la prórroga en Terrassa.

Todo en un momento en que Javi Gracia va corto de efectivos por las lesiones, incluso en el último partido recurrió a un cambio de sistema al quedarse sin Uros Racic en la medular. Desplazó a Wass pero alineó tres centrales y dos carrileros, posición que se adapta a sus condiciones porque es un jugador que va bien al ataque por la banda derecha, tiene velocidad y criterio para salir con balón, pero no fue el elegido ni de inicio ni en las sustituciones. El técnico optó de salida por Yunus Musah y después por Álex Blanco.

El Granada prepara el partido

El Granada CF regresó ayer a los entrenamientos para comenzar a preparar el partido del próximo miércoles (17:00 horas) contra el Valencia tras haber disfrutado de dos días y medio de descanso. Tras perder el pasado miércoles en el feudo del Real Madrid (2-0) y contar con jornadas de asueto tanto el jueves como el viernes, el conjunto dirigido por Diego Martínez volvió al trabajo esta sábado en el Estadio Nuevo Los Cármenes.

El cuadro andaluz afronta la preparación del último partido del año con cinco jugadores con problemas físicos.