Uros Racic no subió al avión con destino a Granada. Ni siquiera pudo completar el entrenamiento. El mediocentro lo intentó hasta el último día demostrando su compromiso al servicio del equipo, pero fue imposible. No estaba en condiciones. Ni para competir ni para coger un simple vuelo.

El serbio se estaba alejando de Granada a medida que pasaban los días y no remitían sus mareos. Sus malas sensaciones en la mañana del miércoles fueron definitivas. Javi Gracia confirmaba su ausencia en sala de prensa. Hugo Guillamón volverá el próximo entrenamiento y el resto son Toni Lato, Jasper Cillessen y Gabriel Paulista que están fuera del equipo». La baja de Uros trastoca los planes del entrenador. La idea del navarro era recuperar el doble pivote Racic-Soler, pero el estado físico del serbio lo impide. Como en el último partido contra el Sevilla. El técnico está obligado de nuevo a inventar moviendo piezas del once, cambiando el sistema o apostando por recambios naturales menos habituales como Vicente Esquerdo. Gracia necesita soluciones para que el equipo no pierda el equilibrio.

El técnico apostó por el 5-3-2 con línea de 3 centrales contra el Sevilla para suplir la baja de Racic, pero estaba Gabriel Paulista. Esta vez no. El hispano-brasileño es baja por una lesión en las vértebras. La única forma de repetir ese dibujo táctico sería dar entrada en el once titular al canterano Guillem Molina. Así explicó Gracia ayer su decisión de cambiar de esquema. «Contra el Sevilla teníamos una serie de condicionantes que me hicieron cambiar el sistema buscando una solidez que de otra manera no la veía, buscamos un equilibrio y contrarrestar el poderío aéreo del rival y tratamos de buscar los carriles un poco más largos. Con más o menos trabajo creo que era la mejor opción. Hubo poco tiempo real efectivo para trabajarlo. Esta semana hemos trabajado el partido de la mejor manera y hemos tenido más tiempo y estamos en buenas condiciones para jugar el próximo partido sin entrar en el detalle de si hemos trabajado más un sistema que otro porque eso da información al rival y no creo que sea oportuno».

La sensación del vestuario, según ha podido testar este periódico, es que el técnico recuperará el 4-4-2 porque ha sido el sistema más utilizado.