Para muchos aficionados del Valencia, la alineación de Javi Gracia fue sinónimo de tirar la Copa del Rey. Para el entrenador, no. El técnico defendió las rotaciones para proteger a sus jugadores titular de cara al partido del sábado ante el Elche y afirmó que si hubiera apostado por un once con jugadores más habituales se habría calificado de «irresponsabilidad». «Ha sido una alineación similar a otras alineaciones de anteriores compromisos coperos en las que sí que es cierto que hemos tenido que rotar, en algunas ocasiones porque teníamos lesiones, por molestias y porque tenemos que cuidar a los jugadores debido a que tenemos un importante partido el sábado. No considero que hayamos tirado nada, está claro que el partido no ha sido bueno, el rival ha sido muy superior pero desde luego que antes del partido cualquier decisión que tomara tenía esa visión de si se elegía más un once de continuidad en la liga se iba a calificar de irresponsabilidad teniendo un partido en tan poco tiempo, todas esa situaciones las tenemos que manejar, hay varios jugadores que se han quedado en València con molestias y era mejor prescindir de ellos y tenemos jugadores que arrastran muchos minutos y hay que pensar en ellos. Con eso, la elección de jugadores igual que en los anteriores compromisos de Copa no han sido alineaciones para tirar la competición.»

Gracia aseguró que tenía una responsabilidad con el estado fisico de algunos de sus jugadores habituales y, a la hora de hablar del fondo de armario, habló de una plantilla «con chicos muy jóvenes que a medio largo plazo dará resultados». «La ilusión en la Copa yo la tenía, pero al igual que esa ilusión paralelamente hay una responsabilidad con los jugadores que tenemos y no es posible que haya, con esta continuidad de partidos, tanto jugador que repita y tenemos que disponer de todos los jugadores».

Sanción a Gracia y Guillamón

Además, el Comité de Competición ha sancionado con dos partidos a Javi Gracia y con uno a Hugo Guillamón por forzar la famosa amarilla del partido de la primera vuelta entre el Valencia y el Atlético de Madrid disputado el pasado 28 de noviembre en Mestalla. Dos meses después, el comité de la RFEF castiga al técnico y al central. La ‘broma’ cuesta 3 partidos y llega en el momento más crítico de la temporada. Según ha podido saber SUPER, el club tiene previsto recurrir la sanción.