El Athletic Club sigue en la cresta de la ola después de conseguir el billete para las semifinales de la Copa del Rey tras eliminar al Real Betis en la tanda de penaltis (2-4) después de un duelo muy igualado (1-1) que tuvo en el bolsillo hasta el minuto 93, que fue cuando apareció la cabeza de Raúl García, el gran agitador del choque. El Betis celebraba el triunfo y Pellegrini empezaba a meter defensas para guardar el resultado sin pensar que podría llegar el gol postrero de los ‘leones’. Pero este llegó con la fortuna que tienen los campeones.

El equipo de Marcelino García Toral sigue de dulce, porque no conoce la derrota desde su llegada al banquillo. El Athletic parece haber cambiado de la noche al día sólo con tocar la tecla de su entrenador.

Fue Raúl García quién volvió a estar en todas las batallas y pronto generó las primeras ocasiones. Ruibal, el más atrevido en los locales, contestó con varias jugadas por el costado derecho y Canales, que sigue de dulce, también probó fortuna con un disparo al lateral del la red.

Ya en la segunda mitad Yuri, uno de los más destacados del encuentro, y Óscar de Marcos buscaron el tanto sin éxito. Los helipolitanos comenzaron a subir el nivel y pronto frenaron el ímpetu de los rojiblancos. De hecho, acabó llegando el premio para los de Pellegrini en una acción aislada de Fekir que terminó rebotada en las botas de Juanmi.

Pero cuando todo estaba casi acabado apareció el orgullo de Raúl García para empatar el partido y dejar sin recursos a los de casa. En la prórroga, hubo algunos arreones, pero nada cambió que la tanda de penaltis decidiese el último billete de semifinales. Ahí, Canales y Juanmi se toparon con Unai Simón. Esos dos errores condenaron a un Betis que no estuvo fino mientras que su rival acertó en todos los lanzamientos para anotar su nombre en el sorteo de semifinales de hoy.