España volvió a coronarse subcampeona de Europa de rugby por segunda edición consecutiva ayer en el Central de la Complutense. Lo hizo con una gran victoria ante Portugal, en un partido que cerraba casi un año después el campeonato de Europa de 2020, y que fue aplazado por el confinamiento. En un encuentro muy solvente y disputado a puerta cerrada, los de Santiago Santos no dolo desarbolaron a Os Lobos, sino que ofrecieron su mejor cara e ilusionaron a un mes de arrancar la carrera al Mundial de Francia 2023, el principal objetivo del equipo, en la que volverán a medirse a equipos como Portugal y Georgia, campena de este Seis Naciones y principal candidata a una de las dos plazas directas europeas hacia el Mundial, a las que se añadirá otra de repesca.

El valenciano Àlvar Gimeno se desvaneció por un golpe, pero se recuperó.