La pilota valenciana de élite no volverá a los trinquetes, al menos de forma inmediata. La Fundació per la Pilota Valenciana anunció ayer que su actividad deportiva seguirá parada después de la reunión de su Comisión Ejecutiva producida el pasado lunes. El conclave sirvió para valorar la situación sanitaria y el decreto de Presidència de la Generalitat Valenciana del pasado día 12 de febrero, y en consecuencia se tomó la decisión de no reanudar la competición.

Según comunicó la Fundació, la pilota de élite no está reconocida como un deporte profesional y por este motivo, el deporte autóctono se ha visto perjudicado por las medidas contra la pandemia, en una situación de cierre de su actividad deportiva.

Es por ello, que la Fundació realizó las gestiones oportunas para que comunicar de forma escrita a Ana Barceló, consellera de Sanitat, y a Vicent Marzà, conseller d’Educació, Cultura i Esport este desagravio y que la pilota fuera considerada en el mismo rango que otros deportes que sí que continúan su actividad deportiva en su máximo nivel competitivo.

Además, la Fundació manifestó su deseo de que las instituciones tengan en cuenta las características y singularidades de los jugadores de pilota valenciana y elaboren un marco jurídico que los defienda ante situaciones como la actual. Hay que recordar que la pilota valenciana está reconocida como Bien de Interés Cultural por parte de la Generalitat y es por ello que cuenta con la máxima protección como parte de la idiosincrasia del pueblo valenciano.

La actividad deportiva de la Fundació per la Pilota Valenciana lleva parada desde el pasado 20 de enero, fecha en que se publicó la resolución del DOGV con las nuevas medidas restrictivas contra la pandemia que afectaron al deporte autóctono. Una normativa que la Fundación asumió, primero por solidaridad con el conjunto de la sociedad valenciana, y a posteriori prolongó por coherencia frente a la gravedad de los datos de incidencia de transmisión del coronavirus.

A pesar de que las competiciones están paradas, la Fundació siguió trabajando para que la pilota volviera cuanto antes a los trinquetes. El cese de la actividad deportiva significó que el calendario original de las ligas profesionales, competición en marcha en el momento de la pausa, quedara desfasado. Por ello, la Fundació empezó a plantear las posibles adaptaciones de la planificación deportiva para recuperar el tiempo perdido.

Por su parte, los jugadores continúan entrenado para mantener la forma y la preparación previa al paro de las ligas profesionales. Pilotaris como Puchol II hicieron uso ayer de sus redes sociales para aplaudir el comunicado de la Fundació, reivindicando la defensa de la pilota como profesional. El de Vinalesa comparó la situación autóctona con la pelota vasca, cuya competición está en activo.

El día en que se recupere la actividad deportiva, esta será a puerta cerrada y garantizando al máximo las medidas de seguridad contra la pandemia. Además, la Fundació comunicó que adaptaría la reglamentación de las competiciones a las nuevas circunstancias por la situación sanitaria actual.