El colectivo de jugadores ha dicho basta. Los protagonistas de la élite del deporte autóctono dieron ayer su apoyo, a través de un manifiesto, al comunicado de la Fundació per la Pilota Valenciana que demanda la consideración de dicho deporte como una actividad profesional, por parte de la Administración. En este sentido, dos de los jugadores que se pronunciaron son Marrahí y Félix.

«Pedimos igualdad. Tienen que tomarnos en serio y ser equiparados como un jugador de tenis u otro deporte. No somos menos por que sea autonómico», comenta Marrahí, mientras que para Félix, «estamos haciendo el ridículo. Es la pilota más profesional que he vivido nunca. Ha habido un crecimiento estos dos años, pero no podemos hacer nada que no dependa de nosotros. Viene una pandemia y nos quedamos así». «Sin que nos dijeran nada, paramos por solidaridad nuestra. El único deporte que lo hizo y no tenemos ese reconocimiento, no lo entiendo. No valen las palabras, queremos hechos. Hay compañeros que se plantean abandonar la práctica de su deporte porque la situación no mejora», añade Marrahí.

Ante la posibilidad de los posibles riesgos de contagio, los pilotaris tienen claro que no lo habría si se juega a puerta cerrada, tal como demandan. «Somos un deporte minoritario. Es increíble que jueguen deportes de contacto y en un espacio tan grande como un trinquet, no nos dejen competir. Es un sinsentido».

Los pilotaris se consideran profesionales porque «tenemos contrato. Vivimos de la pilota y vivimos para ello. Nos preparamos y dedicamos al completo», declara Félix, quién sabe qué pasará si las competiciones no se reanudan pronto.