La Copa de la Reina se escapó de las manos. El Valencia Basket femenino era favorito para ganar el primer título de su historia, pero le pesaron los nervios de la final ante un Spar Girona que llegaba con menos presión pero que se llevó el título tras ganar al Perfumerías Avenida y a las taronja, a quienes no habían podido superar en la Liga. El 72-62 fue un jarro de agua fría para las de Rubén Burgos y para los 150 aficionados y autoridades que se dieron cita en La Fonteta, así como para los miles de aficionados que sufrieron desde sus casas.

En la previa al Día de la Mujer, las jugadoras de ambos equipos posaron con una pancarta bajo el lema 'La igualdad se entrena cada día'. Un momento de unión antes del inicio de la final.

Rubén Burgos repetía su quinteto inicial de cuarto y semifinales con Ouviña, Queralt, Allen, Laura Gil y Gülich y fue la alemana la encargada de abrir el marcador antes de un 2+1 de Queralt que puso el 5-0 en el marcador.

Vasic, la estrella del Spar Girona, reducía diferencias antes de tener que abandonar la pista con sangre en la cara tras una mala caída en una acción bajo el aro. Un duro contratiempo para las de Alfred Julbe que aprovechó Rebecca Allen para abrir distancia con su primer triple (2-8).

El Spar Girona no encontraba el camino para hacer daño, pero llegaron dos triples consecutivos de Eldebrink y Laia Palau que acabaron con un parcial de 10-0 para las catalanas (jugaban de locales) que obligó a Rubén Burgos a parar el partido (12-8).

Un descanso que no rompió la mala dinámica taronja, que sufrió el acierto de Elou, Gray y Labuckiene antes del final del primer cuarto, al que se llegó 18-12 tras canastas de Carrera y dos tiros libres de Leticia Romero.

Los malos porcentajes de tiro penalizaban a las taronja, más nerviosas de lo habitual en la primera final de la historia para el equipo.

Solo Rebecca Allen anotaba con facilidad y así abrió de nuevo el segundo cuarto con una canasta de dos que no fue triple por centímetros, al estar pisando la línea. Elonu, la mejor del Girona en la primera parte, encadenaba cuatro puntos seguidos y Julbe recuperaba a Vasic tras ser atendida por los servicios médicos.

Allen de nuevo desde la línea de 6'75 reducía diferencias, pero un 2+1 de Gray un triple de Vasic pusieron la máxima ventaja del partido para las catalanas (28-18).

La reacción no podía esperar y ante la falta de acierto en el tiro, las taronja aprovechaban las faltas para que una infalible Juskaite sumara siete puntos consecutivos desde la línea de tiros libres. Un intercambio de canastas entre Laura Gil y la extaronja Reisingerá, con una última acción sobre la bocina, cerró la primera parte con tres de ventaja para las catalanas (34-31).

Los tiros libres y las numerosas pérdidas del Girona daban aire a las taronja, que tras el paso por vestuarios, no tardaron en dar la vuelta al marcador con dos canastas consecutivas de Queralt Casas y Laura Gil. Las de Julbe no se pusieron nerviosas y reaccionaron con Vasic y Gray.

Ouviña, tirando de galones, empató el partido con un triple, al que respondió Eldebrink también desde la línea de 6,75. Del duelo entre Gülich y Reisingerová saltaban chispas, pero los puntos llegaban de la mano de Ouviña y Queralt por parte de las taronja y de Reisingerová y Araujo, con dos triples consecutivos.

El 54-47 llevaba los nervios a las taronja, que a pesar de las canastas de Leticia Romero y Anna Gómez, acabaron el tercer cuarto por debajo (59-53).

Si el Valencia Basket echaba en falta algo era los puntos de Trahan-Davis y llegaron al inicio del último cuarto, con cuatro puntos consecutivos que no sirvieron para ponerse a dos por una antideportiva señalada a Anna Gómez sobre Laia Palau, que anotó los dos tiros libres.

El partido estaba abierto y llegó un jarro de agua fría en forma de triple de Paola Ferrari (64-57) a falta de 7:20 para el final. Los nervios volvían a aparecer en las taronja, con fallos en el tiro y pérdidas. Pero la defensa les mantenía en el partido y Gülich y Rebecca Allen acercaban a las anfitrionas a cuatro puntos a falta de 3:25 para el final (66-62).

Rubén Burgos paró el partido tras una nueva canasta de Reisingerová con 2:44 por jugarse, pero el bloqueo ofensivo siguió hasta el final y una técnica a Queralt Casas acabó por romper las esperanzas de remontada taronja ante un Spar Girona que sumaba con Vasic y Gray desde la línea de tiros libres.

El último minuto era ya una pesadilla. La Copa se escapaba de las manos (72-62) ante un rival que nunca la había ganado y el Valencia Basket tendrá que esperar al próximo año, en el que volverá a ser anfitrión.