30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rally

Entrevista a Cohete Suárez: “Aunque pueda parecerlo, la victoria en un rally nunca es fácil”

“El abandono de Pernía no me relajó; el tramo Plus se me escapó porque el coche no estaba reglado para ese asfalto”

Cohete Suárez, a la izquierda, con su copiloto Alberto Iglesias

Cohete Suárez, a la izquierda, con su copiloto Alberto Iglesias

"Una victoria nunca es fácil. Estoy muy contento por el resultado corriendo contra rivales muy rápidos y es cierto que siempre es importante empezar ganando, sobre todo por qué había que rodar muchas cosas en esta nueva formación y con más apoyo de Recalvi y Skoda”. Así se manifestaba el praviano José Antonio Suárez 'Cohete' nada más finalizar el rally Sierra Morena disputado en Córdoba, primera carrera de la temporada en la que Alberto Iglesias Pin sigue con su labor de copilotaje.

–¿A quién dedica la victoria?

–Pues al equipo, a mis patrocinadores Recalvi y Skoda y a todos los que de una manera u otra me apoyan y dan ánimos.

–¿Cuándo se vio ganador?

–Ciertamente al finalizar la carrera, cuando llegué al podio de aquí de Córdoba donde el campo de futbol.

–¿El abandono de Pernía que iba segundo, le relajó y por eso se le escapó el TC+?

–No, para nada. Prefiero correr contra rivales que presionan siempre. Ceder en el TC+ no fue consecuencia de relajarme. Simplemente no estaba bien reglado el coche para esa cronometrada. Y, además, en ese tipo de asfalto superliso el C3 va mejor.

–Con la victoria casi en el bolsillo usted salió al último bucle con dos ruedas de repuesto lo que supone más peso y sólo dos nuevas.

–Quería asegurar el llegar a meta en caso de un doble pinchazo. Ya había pinchado por una piedra inesperada en el asfalto y no quería asumir riesgos. El peso no me preocupaba porque llevaba bastante margen en segundos.

–No obstante, a este último bucle Jan Solans, el único rival que quedaba, salió con 4 ruedas nuevas y más ligero de peso. ¿Buscaba presionarle?

–Sin duda, pero estaba lejos, a casi medio minuto. Cada uno aplica su táctica y en Citroën pensaron que podría haber alguna opción, pero yo no cedí segundos.

–La próxima carrera es el último fin de semana de abril en Lorca (Murcia). La gente apuesta sobre lo rápido que es Solans en esta superficie.

–Bien, siempre hay que apostar. Yo pelearé por ganar en ese terreno en el que fui campeón de España en 2017.

–¿En qué superficie se desenvuelve mejor el Skoda?

–Precisamente en la tierra y en tramos deslizantes y bacheados.

–El campeonato es muy largo con rallies de asalto y tierra. ¿Le gusta?

–Es lo que hay y vamos a correr y pelear por un título que se me escapó el año pasado. A mi me gustan las carreras, los rallies y, por tanto, cuantos más, mejor.

El ritual del piloto

En la asistencia del parque de trabajo del equipo Recalvi Skoda la actividad es incesante durante los minutos que se conceden para revisar el Fabia R5. Todo se revisa y nada queda al azahar. Y de pronto se oye un “quedan tres minutos”. Es la voz de Alberto Iglesias, copiloto de 'Cohete Suárez'. Los mecánicos bajan el coche de los caballetes y el copiloto se sube al habitáculo. 'Cohete' Suárez se despide del equipo, patrocinadores y de su familia, sus padres y su hermano, de su fisioterapeuta Adrián Gutiérrez Vegega y de su novia, la actriz tarraconense Julia Creus. Abrazos y besos y al interior del coche de carreras. Es este un ritual que el praviano realiza cada vez que se va de una asistencia para afrontar los tramos de velocidad. “Juha”, su perro, no quita ojo a este protocolo de salida.

Compartir el artículo

stats