La carrera más emocionante en mucho tiempo. No era para menos. València, la ciudad del running había dejado de competir con la pandemia y ayer mil corredores y corredoras -límite de inscripción permitido por las autoridades- volvieron a cruzar un arco de salida y de meta en la #ValènciaCorre, la carrera que pone fin a 426 días sin pruebas populares en la capital del Turia, desde aquel 10K Fem del 8 de marzo.

Con una emoción palpable en sus caras debajo de la mascarilla obligatoria antes de tomar la salida y después de cruzar la meta, los participantes respetaron todas las medidas de seguridad obligatorias y las indicaciones de los 35 voluntarios que velaron por una carrera segura. Desde la entrega de dorsales en los dos días previos, la entrada a la zona de salida con toma de temperatura, con geles hidroalcohólicos, y la distancia de seguridad con metro y medio marcado en el pavimento entre corredores, muy diferente a las apreturas y estrecheces anteriores a la pandemia.

Pequeñas incomodidades que no frenaron las ganas de correr y de volar desde la Avenida Maestro Rodrigo por los caminos de huerta de Campanar. En total, 5,7 km que los participantes hicieron en dos tandas. Una oleada a las 8:20 horas de la mañana, con los más rápidos, aquellos capaces de ir a menos de 4:00 por kilómetro, y el resto a las 9:00 horas. Las caras de satisfacción en meta delataban que este era un gran paso para la ciudad del running.

Un primer paso dado por la Fundación Deportiva Municipal (FDM) y el Ayuntamiento de València, organizadores de la prueba, y al que seguirán muy pronto iniciativas de organizadores privados. Como la ya anunciada 5K València el domingo 23 de mayo (#ValenciaVuelveACorrer) y una participación prevista de 2.000 corredores, que saldrán en tandas para respetar el límite de mil deportistas que permite la relajación de las medidas al aire libre desde el pasado 26 de abril.

No hubo photocall, ni entrega de premios y trofeos para evitar aglomeraciones. Solo la foto protocolaria con representantes de los principales clubes antes bajo el arco de salida. Los tres primeros clasificados en categoría absoluta masculina y femenina recibirán sus trofeos en la Fundación Deportiva Municipal dentro de unos días. Pero ayer ganaron todos los runners valencianos, que demostraron que es posible hacer carreras seguras no solo de trail sino también de ruta con las debidas medidas sanitarias.

La satisfacción de Bernabé

«Estamos muy satisfechos con el desarrollo de #ValènciaCorre, con su organización en la que la Fundación Deportiva Municipal se ha dejado la piel, y con el comportamiento de todos los participantes que han llevado a cabo todas las medidas contempladas en el protocolo diseñado para la prueba», declaró la concejala de Deportes, Pilar Bernabé, corredora habitual y que esta vez presenció la prueba desde la barrera.

David Cantero (Cárnicas Serrano), con un tiempo de 16:49 fue el vencedor absoluto de la prueba, seguido de Jorge Bardisa (Cárnicas Serrano), con 17:21, y Amadeo Abal (Adas Proinor), con 17:29. En categoría femenina se impuso la francesa afincada en València Liv Westphal (CD Metasport), que detuvo el crono en 18:42, seguida de MªJose Cano (Cárnicas Serrano), con 19:31, y completó el podio Marta Carbó, con un tiempo de 20:30. Por clubes, Redolat Team fue el más numeroso, con 70 atletas, seguido de Runners Ciutat de València, con 18, Paterna Runners Club y Serrano CA, con 15, The Kenyan Urban Way, con 14 y CA Poblats Marítims, con 12.