El neerlandés Max Verstappen (Red Bull) dominó ayer sábado, por delante del español Carlos Sainz (Ferrari), el tercer y último entrenamiento libre para el Gran Premio de Mónaco, el quinto del Mundial de Fórmula Uno, en el que el mexicano Sergio Pérez (Red Bull) marcó el quinto tiempo y el otro español, Fernando Alonso (Alpine), el decimoquinto.

En la mejor de sus 19 vueltas, Verstappen cubrió, con neumático blando, los 3.337 metros de la estrecha y sinuosa pista urbana del principado de la Costa Azul -a la que este domingo está previsto dar 78 vueltas, para completar un recorrido de 260 kilómetros- en un minuto, once segundos y 294 milésimas, sólo 47 menos que Sainz, que dio nueve vueltas más que él. El otro Ferrari, el del monegasco Charles Leclerc, marcó el tercer tiempo, a dos décimas y media del neerlandés; en un ensayo que el líder del Mundial, el inglés Lewis Hamilton (Mercedes), acabó séptimo: a siete décimas de ‘Mad Max’.

‘Checo’ Pérez fue quinto, por detrás del otro Mercedes, el del finés Valtteri Bottas. El mexicano de Red Bull repitió 18 veces el mítico circuito de Montecarlo y se quedó a poco más de medio segundo del tiempo de su compañero.

Alonso acabó con el decimoquinto crono una sesión que concluyó con 19 grados centígrados ambientales y 30 en el asfalto. El doble campeón mundial asturiano (2005 y 2006), que dio 19 vueltas, se quedó a dos segundos del crono de Verstappen, segundo en el Mundial, a 14 puntos de Hamilton.

El último ensayo estuvo interrumpido, con bandera roja, durante unos minutos -a falta de 16 para su conclusión-, a causa del accidente, recién pasada la zona de la piscina, del canadiense Nicholas Latifi, de Williams, escudería que festeja su Gran Premio número 750 en Fórmula Uno. Y quedó suspendido definitivamente, a falta de dos, con la segunda enseña carmesí, tras el accidente, en recta de meta y de nuevo sin mayores consecuencias físicas, del alemán Mick Schumacher (Haas), el hijo de Michael, cuyo récord de siete títulos mundiales igualó Hamilton el año pasado.

La sesión de calificación -decisiva, en el circuito más corto del Mundial, en el que es muy difícil adelantar-, que ordenará la formación de salida de la carrera de este domingo, se disputará a partir de las tres de la tarde.

Sainz: «Estoy muy cabreado»

«No ha habido otra oportunidad, y por eso os podéis imaginar la rabia que tengo; la primera oportunidad que tengo de hacer la pole en toda mi carrera y ni siquiera puedo intentarlo», confesó Sainz en declaraciones a DAZN nada más terminar la sesión de calificación, restando importancia al hecho de salir en segunda fila. «No me importa, estoy muy cabreado», añadió.