El entrenador del Valencia Basket, Jaume Ponsarnau, señaló que tras una temporada en la que el público no ha podido entrar en España a los partidos de la Euroliga ni a los de la ACB salvo en algunas canchas en el último encuentro de la fase regular, la vuelta de los aficionados «puede ser decisiva» en el cruce que disputarán ante el Baskonia con ventaja de pista y su deseo «es que lo sea». El club valenciano tiene concedido un aforo de 1.500 espectadores y puso a la venta esta semana 1.355 entradas, de las que ya se han venido más de mil y quedan unas trescientas a disposición de los aficionados para una serie que comienza el lunes en València. «El deseo es que el publico nos ayude, después de una temporada en la que no tenerlo nos ha hecho vivir situaciones no naturales porque los jugadores están acostumbrados a salir y darlo todo, pero también a contar con el aliento del público», explicó.