El atletismo valenciano sumó ayer su segundo oro en los Campeonatos de Europa Adaptado que se están celebrando en la localidad polaca de Bydgoszcz. La atleta de Ibi Miriam Martínez se proclamaba campeona continental de lanzamiento de peso con una marca de 9,50 uniéndose así al oro logrado por Kim López también en peso. Miriam se quedaba a tan sólo 6 centímetros menos que su mejor marca. «Estoy muy contenta, es el fruto de mucho trabajo, de luchar desde el minuto 1 para lograr mis metas». Su gran reto ahora será disputar los Juegos Paralímpicos de Tokio para los que hace tan sólo unos meses lograba la mínima B en el Gran Prix de Dubai, un registro que le dará la clasificación si no se completan todas las plazas con mínimas A: «Sería un sueño, la recompensa a mucho esfuerzo».

Y es que, el camino de Miriam Martínez en el mundo del atletismo adaptado ha sido meteórico pero no exento de un enorme sacrificio y trabajo. Tiene 30 años y empezó a practicar atletismo «en serio» a finales de 2020 cuando le propusieron formar parte de la selección española de atletismo adaptado. El deporte ha sido para Miriam su gran apoyo, su mejor terapia desde que en 2018 todo su mundo cambió de repente: «Sufrí daño cerebral a causa de una enfermedad autoinmune neurodegenerativa que me provocó hemiapraxia», explica la atleta. Se le paralizó la parte izquierda del cuerpo, perdió la movilidad en la pierna, en el brazo... «Tuve que aprender a andar, ha sido una lucha constante, una rehabilitación muy difícil», explica Miriam que pertenece a la Federación Española de Deportes de Personas con Parálisis Cerebral y Daño Cerebral Adquirido (FEDPC) y a quien aquel episodio le ha dejado graves secuelas pero que no le ha quitado la ilusión por el deporte: «El deporte ha sido mi forma de salvarme, de salir adelante, de sentirme útil de nuevo. El deporte ya formaba parte antes de mi vida, así que decidí volver a él. Primero fue una terapia, ahora es una forma de vida», afirma Miriam que antes era jugadora de fútbol sala y a quien su padre, también atleta, le transmitió la pasión por el atletismo. Su deseo de mejorar, de llegar lejos, le ha llevado a trasladarse a vivir a Gandia para entrenar junto a Ainhoa Martínez, su entrenadora, quien destaca: «conocí a Miriam en una concentración en octubre de 2020 y conectamos en seguida, es una luchadora», destaca.

En Gandia, Miriam forma parte del grupo de entrenamiento del Club de Correr El Garbí de Gandia y tiene por compañeros a Kim López y Héctor Cabrera, ambos ya con su presencia en Tokio asegurada: «Es muy motivante entrenar junto a atletas de ese nivel y además, grandes compañeros».

Ainhoa Martínez y Juanvi Escolano completan el grupo. Miriam volverá a Gandía con una medalla de oro pero estuvo a punto de no poder viajar a Polonia: «El día que salía la expedición española estaba muy mal y no pude viajar», explica la valenciana a quien su enfermedad le provoca altibajos. Finalmente pudo desplazarse sola un día más tarde, a tiempo para competir ...y ganar.

Hoy será el turno de Héctor Cabrera que luchará por la tercera medalla valenciana en la prueba de lanzamiento de jabalina F12.