Orgullo granota hasta el final. No solo ha acabado entre los ocho mejores equipos, primer objetivo, sino que cerrará hoy la competición nacional en el último partido posible, el que decidirá el campeón en el tercer asalto de la final de los playoffs por el título ante un Barça al que ya ganó en los penaltis y al que no pudo noquear por muy poco en Paterna. Hasta llegar aquí, el Levante UD FS ha hecho soñar a sus aficionados desde las primeras jornadas con un liderato mantenido durante siete partidos, a pesar de una pandemia que no dejó entrar a los seguidores en las gradas hasta prácticamente los playoffs. Tras rozar el título honorífico de campeón de invierno, y con el refuerzo de Marc Tolrá para la segunda vuelta, se metió por tercera temporada consecutiva en la Copa de España y en la Copa del Rey, alcanzando en ambos torneos las semifinales. Pero ha sido sin duda en los playoffs donde los de Diego Ríos se han ganado el derecho a soñar hasta el final, a pesar de caer a la quinta posición de la liga regular con la tercera derrota del curso y perder con ello el factor cancha. No hubo problema, pues liquidó al Jimbee Cartagena por la vía rápida, y en semifinales ante el Viña Albali Valdepeñas ganó los dos partidos en Paterna y solo perdió a domicilio en la tanda de penaltis.

Este miércoles, desde las 20:00 horas en el Palau Blaugrana (Teledeporte) se echará el cierre a la mejor temporada del Levante UD FS, rubricada con una histórica clasificación para la Liga de Campeones y la primera final en la que todavía tienen mucho que decir ante un Barça que se resiste a acabar el curso sin títulos en un fin de ciclo con la despedida de Andreu Plaza y de jugadores como Aicardo, Daniel Shiraisi y Ximbinha. En el Levante UD FS también dice adiós el gran capitán, Carlos Márquez, tras nueve temporadas en un club al que ha visto crecer hasta lo imposible, mientras que otros como Jorge Santos y Raúl Jiménez acaban contrato en una plantilla granota ampliamente renovada esta temporada, que va a seguir dando más de una alegría en las próximas temporadas.

El proyecto dirigido por Manolo Bueno con el respaldo de Quico Catalán ha superado todas las expectativas y está a solo 40 minutos, de no mediar prórroga y/o penaltis, de la mayor gesta de su historia, por si no fuera ya bastante jugar la final y la Champions. Hace un año, a partido único, ya apearon al Barça en los cuartos de final de los playoffs a domicilio (2-3). Y el jueves ganaron desde el punto de penalti. «Lo hicimos una vez, ¿por qué no dos?» apuntaba Rafa Usín, ausente hace un año, tras perder en Paterna el primer matchball. Queda un cartucho, un último esfuerzo, en una final a la que los dos equipos llegan con las fuerzas justas y exhaustos, pero especialmente ilusionados los granotas por poder superar el listón de subcampeón en el que se quedó Valencia Vijusa hace 20 años frente a un Playas de Castellón que alzaba su segundo título liguero consecutivo.

Los 16 triunfos por cuatro de los valencianos, y un solo empate, en el histórico de enfrentamientos se igualan en los playoffs, con tres victorias para cada uno, como las dos últimas visitas granotas al Palau. Sí, se puede.