Gonçalo Guedes volverá a vestirse la camiseta del Valencia CF esta semana. El internacional portugués ha agotado sus vacaciones post-Eurocopa y está citado entre semana en la ciudad deportiva de Paterna para incorporarse a la pretemporada a las órdenes de José Bordalás. Un escenario que no se contemplaba hace dos meses cuando finalizó la temporada y arrancó un mercado de fichajes en el que Guedes estaba (y está) llamado a ser protagonista sí o sí por la voluntad del club de vender y el deseo del jugador y su entorno de cerrar una etapa y marcharse. En aquel momento (finales de mayo) parecía que los caminos del jugador y el Valencia se habían separado para siempre. Sin embargo, el mercado no ha querido que sea así. Habrá reencuentro. Guedes volverá al Valencia esta semana con su futuro en el aire.

La previsión inicial del Valencia era vender al internacional luso antes del 30 de junio para cuadrar presupuestos, hacer caja y comenzar a acometer fichajes. Resultó imposible. Ninguna de las propuestas que se plantearon por Guedes satisfacía económicamente al Valencia. Primero se cayó la opción de la Fiorentina con la polémica salida de Gennaro Gattuso y después el Wolverhampton en su apuesta por un jugador de perfil similar como Francisco Trincao. Vender a Guedes hubiera significado malvenderlo y ese es un error en el que Meriton no quiere volver a caer como el verano pasado. Es una máxima del club para este mercado. El jugador sigue tasado en 30 millones y la idea del club es no bajar.

El tiempo ha pasado, la Eurocopa, pero la hoja de ruta del Valencia con Guedes no ha cambiado. La única variación es que el club no tiene la necesidad económica asfixiante que tenía a principio de verano por la entrada de ingresos extras que no entraban en los planes (plus por títulos en ventas o el traspaso de Rodrigo de Paul), pero la prioridad del club sigue siendo la venta de Guedes y Mouctar Diakhaby. El luso es la venta estratégica del verano. El plan sigue en marcha aunque, eso sí, con menos margen de maniobra y con la presión añadida de tener al jugador dentro del grupo de trabajo de Bordalás.

La postura de Bordalás

La presencia de Guedes no tiene por qué ser un problema en el día a día de Paterna. El técnico integrará al jugador en el grupo, igual que ha hecho desde el primer día con el otro futbolista que está en la rampa de salida este verano: Diakhaby. El luso será uno más siempre y cuando su actitud y la predisposición al trabajo sea buena. Bordalás siempre ha repetido en todas sus entrevistas que Guedes «tiene contrato» con el Valencia y está obligado a contar con él mientras sea así.

El malestar de su padre

El portugués se incorporará al trabajo a mediados de esta semana (si el mercado no dice lo contrario) cuando todavía retumban en las paredes del club aquellas polémicas declaraciones de su padre menospreciando al Valencia. «Si no fuera por el club en el que está, los problemas que tiene el club, estaría bien. Solo brilla cuando hay un equipo que le permite brillar. ¿Se irá? No sé. Allí no hay Champions, no hay Europa League. Él allí está de más». Guedes (hijo) tuvo la oportunidad de matizar sus palabras cuando le preguntaron por el Valencia en la concentración portuguesa días antes de arrancar la Eurocopa. Sin embargo, hasta pareció molestarle la pregunta: «Lo que pasó (en València) ya no interesa». Toda una declaración de intenciones.

Operación «entrada y salida» en calma

El mercado avanza con poco frenesí para el Valencia CF. La entidad de Mestalla no tiene prisa en acelerar el tránsito en ninguna de las dos puertas: ni en la de entrada ni en la de salida. Las prioridades están marcadas y el pivote defensivo se postula como el fichaje clave del verano, aunque la delantera también está señalada como preferente. 


La demarcación de «6» es la que está marcada en rojo. Mauro Arambarri es el favorito de José Bordalás, pero las posturas están muy distantes, ya el precio planteado por Ángel Torres es prohibitivo. Gustan tambié Jefferson Lerma, por el que el club mantiene la calma mientras ablanda la postura del Bournemouth. El medio campo está muy mercado con Racic y Carlos Soler como futbolistas naturales y el comodín de un Wass con el futuro en el aire.


Unos metros más arriba dentro del campo la situación está igual. A día de hoy se mantiene intacto el interés por el delantero del Valladolid, Marcos André, pero el club se mantiene en compás de espera. El punta quiere salir de Pucela y así se lo ha hecho saber a la entidad blanquivioleta. 


Las cuentas exigen más salidas y entre los candidatos a abandonar el club está Gonçalo Guedes a causa de su gran coste financiero -alto salario y amortización-, que se incorpora esta semana a los entrenamientos tras una Eurocopa en la que no ha revalorizado su caché. Kang In Lee, por su parte, tardará más en regresar porque está concentrado con Korea del Sur para los Juegos Olímpicos, pero su situación contractual obliga a tomar decisiones. Por último está Mouctar Diakhaby, cuyo buen cartel en la Premier le convierten en potencial traspaso.