José Bordalás está aprovechando los primeros compases de la pretemporada para dar cobijo a su particular banco de pruebas con el equipo. Las ausencias de los futbolistas internacionales en los primeros días de trabajo estival, así como alguna baja por molestias físicas han reducido el catálogo de opciones del entrenador del Valencia. En concreto el centro del campo cuenta con pocas piezas para comenzar a construir el armazón del equipo. Con Carlos Soler con España en los Juegos Olímpicos de Tokio y a falta de la llegada del deseado pivote para Bordalás, tan solo queda Uros Racic como centrocampista natural de la primera plantilla.

En estos dos primeros amistosos ha surgido otra pieza para esa demarcación. Hugo Guillamón ha actuado tanto en el duelo contra el Villarreal como contra el Atromitos en el doble pivote. El canterano del Valencia ha iniciado la pretemporada con el rol de ‘6’ para Bordalás.

La realidad es que Guillamón ha rendido a un buen nivel. El canterano poco a poco ha ido creciendo con el paso de los minutos en esa posición. Su buen trato de la pelota le ha permitido al equipo salir apoyándose en él. Concretamente frente al Atromitos se ofrecía una y otra vez como iniciador del juego. También ha demostrado tener un buen desplazamiento de balón, un factor clave para ese despliegue rápido que tienen los equipos de Bordalás habitualmente.

En cuanto a facetas defensivas Hugo no ha tenido una exigencia excesiva, sobre todo, contra el Atromitos. Aun así el trabajo debe ir encaminado a que su juego gane en intensidad y contundencia. Aunque no es menos cierto que su sociedad en el doble pivote con Yunus por ahora ha sido de lo mejor de la pretemporada. El norteamericano hizo un gran partido hasta la dura entrada que recibió y conjugó bien con Guillamón. En el primer partido su pareja fue Racic.

De esta manera el canterano se ha convertido en un jugador valioso en la plantilla. Con Alderete tiene otro contrincante más para ganarse la titularidad en el centro de la zaga, pero con esta alternativa en la que se está desenvolviendo bien le permite ser un jugador interesante para Bordalás a la hora de contar con distintos perfiles dentro de la plantilla. Hugo sigue creciendo y todavía tiene margen de mejora.