Rafa Nadal anunció ayer que la temporada ha terminado para él de manera forzosa, debido a las molestias que padece en el pie desde la semifinal de Roland Garros frente a Novak Djokovic. El tenista de Manacor ha preferido frenar para recuperarse lo mejor posible de una lesión congénita que, desde 2005, ha podido mitigar gracias a unas plantillas correctoras. «Hola todos: quería comunicaros que, desgraciadamente, tengo que poner fin a esta temporada 2021. Sinceramente, llevo un año sufriendo mucho más de lo que debería con mi pie, y necesito tomarme un tiempo. Es la decisión y el camino a seguir para recuperarme bien. Este ha sido un año en el que me he perdido cosas que me importan mucho, como Wimbledon y los Juegos Olímpicos».