El sub-23 italiano Walter Calzoni (Gallina) se impuso ayer en la tercera etapa de la Volta a València, una jornada disputada en la Mancomunidad del Alto Turia entre Benagéber y Titaguas y que sirvió para que Benjamí Prades (Rías Baixas) se convierta en nuevo líder de la carrera y tenga muy cerca de su alcance el triunfo final en la ronda más prestigiosa del calendario nacional de categoría Elite y sub’23.

La etapa reina de la Volta tenía que cruzar por los cinco ayuntamientos del Alto Turia: Aras de los Olmos, Benagéber, Chelva, Titaguas y Tuéjar, territorio ideal para las emboscadas desde el primer metro. Hacia el kilómetro 20 cuajaba en cabeza un grupo de ocho unidades que con el paso de los kilómetros y los esfuerzos fue perdiendo poco a poco miembros hasta quedar convertido en un trío: Walter Calzoni (Gallina), Vicente Hernáiz (Eolo) y Omer Lahav (Israel). Por detrás, el pelotón circulaba al ritmo de Laboral Kutxa, pero ya en el tramo decisivo se veía que Xabier Isasa no tenía las mejores piernas y era posible que perdiera el maillot. Los ojos estaban puestos en Mikel Retegi, líder en la jornada inaugural y empatado a tiempo con Isasa. Pero la llegada a la meta incluía una trampa decisiva: la subida a la Ermita de Titaguas. En esa dura ascensión impuso Calzoni, el único superviviente de la escapada del día y vencedor con solo cinco segundos de ventaja sobre Benjamí Prades. Hoy, última etapa con un circuito semiurbano en Moncada.