La pegadiza melodía del himno de la Champions resonará diez años después en las gradas de la Cerámica. Los niños moverán en el centro del campo el logo de la mejor competición del mundo por equipos. El Villarreal retorna por la puerta grande al torneo como campeón de la Europa League y cursará su cuarta participación entre los mejores. Y muchos groguets que no pudieron vivir los mejores momentos de su equipo durante la pasada temporada regresarán en un número ya más cercano a la normalidad al coqueto estadio amarillo. Serán 13.000 aficionados que durante el día de ayer fueron recibiendo por correo electrónico sus entradas y la comunicación de que podían asistir al partido ante el Atlanta. Sin duda, ser merecen esta Champions después de un año y medio disfrutando de su Villarreal por la televisión.

Posiblemente, por primera vez, el Submarino afrontará un encuentro oficial de esta temporada totalmente armado, con todos sus efectivos y con el tiempo adecuado para preparar la competición, después de una pretemporada atípica totalmente por las ausencia de jugadores por las selecciones, los frenos en la preparación por los casos de covid en la plantilla, que trajeron consigo suspensión de partidos y entrenamientos y lesiones importantes.

Salvo Chukwueze y Raba tendrá a su disposición a toda su artillería pesada para armar un once con un gran potencial, porque el conjunto de la Plana Baixa no regresa como un comparsa a su 4ª presencia en la Liga de Campeones, a pesar de su flojo inicio en el torneo doméstico.

El Atalanta llega asentado entre los grandes de su país gracias a una brillante gestión económica y deportiva, aunque con la baja del colombiano Luis Muriel, que el año pasado firmó 26 goles entre todas las competiciones. Sí estará Gerard Moreno, el mejor jugador de la Europa League 20/21.

Por otra parte, la Champions League en clave nacional tendrá como protagonistas al Sevilla, que abrirá la jornada frente al Red Bull Salzburgo, y al Barça en el que será el duelo por excelencia del día, ya que jugará contra el Bayern de Munich y reeditará el fatídico 8-2 de hace dos temporadas. El Madrid, por su parte, jugará el miércoles ante el Inter de Milán, actual campeón de la Serie A, tras golear el pasado domingo al Celta (5-2).