Las campeonas empiezan su defensa de la Eurocup Women demostrando por qué son de nuevo una de las grandes favoritas a ganar el título. Y ello a pesar de que el Kangoeroes Basket dio la cara en los tres primeros cuartos en un partido que el Valencia Basket acabó ganando por 59-67 tras una gran reacción final, cuando el partido estaba cuesta arriba

Rubén Burgos quiso reservar a la reaparecida Rebecca Allen de inicio dando entrada en el quinteto a Cristina Ouviña, Lorena Segura, Ángela Salvadores, Laura Gil y Marie Gülich. Pero no tardó en dar minutos a la australiana, quien tras su paso por la WNBA, demostró ya estar en condiciones de ayudar aunque no estén al 100% físicamente.

Pero en contraste con un Valencia Basket en el que la responsabilidad anotadora se repartía entre todas, en el equipo belga era Becky Massey la que asumía todo el peso ofensivo de las locales para convertirse en una pesadilla para las taronja, ya que la belga llegó al descanso con 13 puntos y 5 rebotes en su casillero.

Las de Burgos, sin embargo, encontraron el mejor antídoto en Ángela Salvadores, con su facilidad habitual para ver aro y anotar además en momentos decisivos, como la canasta que logró sobre la bocina antes de irse al descanso con ocho puntos de ventaja (28-36). Solo la falta de acierto desde la línea de 6,75 (con 0 de 7 en los primeros 20 minutos) permitió que el partido siguiera abierto al descanso, aunque las locales tampoco estuvieron acertadas en el tiro exterior, con solo un triple de once intentos en la primera parte.

Claudia Contell era la única que no tenía minutos de momento y Rebecca Allen destacaba más en su labor reboteadora que en la anotadora, aunque su primera canasta disparó a las taronja en el marcador (26-32) y obligó a Arvid Diels a parar el partido con un tiempo muerto.

Pero cuando el partido parecía encarrilado, un mal inicio de las taronja en defensa propició un parcial de 11-0 que puso a las locales por delante (39-37) y obligó a Rubén Burgos a pedir tiempo muerto para cambiar la inercia. Y lo consiguió en un primer momento con seis puntos consecutivos de Salvadores y Trahan-Davis, que por desgracia no tuvieron continuidad y volvieron a preceder a otro parcial de 11-0 para las locales por medio de Katanik, De Meyer, Ae’Rianna y una Becky Massey que, con un triple, llegaba ya hasta los 18 puntos a falta de 10 minutos por jugar.

Así, con 49-43 en el marcador, las taronja afrontaban el último cuarto sin margen de error y obligadas a reaccionar para evitar la primera derrota de la temporada. Y qué mejor manera de hacerlo que con un triple (el primero en catorce intentos) de Rebecca Allen, al que siguió una canasta de Raquel Carrera bajo el aro. Con 49-48, el partido estaba abierto por completo, pero algunas pérdidas de las taronja impedían dar la vuelta al partido pese a nuevas canastas de Salvadores y Carrera.

Hasta que llegó de nuevo Rebecca Allen al rescate para recordar que es una de las mejores anotadoras del mundo y sumar un nuevo triple que puso por delante a las taronja a falta de 4:55 para el final (56-57).

El técnico local paraba el partido, pero ya no pudo cambiar la dinámica, con un Valencia Basket que siguió sumando con Carrera y Leticia Romero hasta el 59-67.