Nuevo reto el que tiene por delante hoy el Valencia Basket, que disputa su primer encuentro como visitante en la Eurocup. Los taronja visitan la pista del KK Buducnost VOLI con el objetivo de sumar su segunda victoria en el torneo continental y continuar maximizando sus recursos para prolongar la buena racha de resultados de estos últimos días. El equipo de Joan Peñarroya acumula tres victorias en los últimos tres encuentros -ante Burgos y Andorra en la Liga Endesa, y frente al Promitheas Patras en Europa-, y está demostrando en este inicio de temporada una enorme capacidad para sobreponerse a las adversidades. Adversidades en forma de lesiones que también van a condicionar el choque en Podgorica, pero en el que el técnico de Terrassa podría coger algo de oxígeno al contar con dos refuerzos extra. En este sentido, y aunque seguirá sin poder disponer de Víctor Claver y Mike Tobey, además de la baja más reciente de Sam Van Rossom por un problema en la musculatura isquiotibial de la pierna izquierda, hay dos jugadores muy importantes que han viajado con el grupo. Se trata de Bojan Dubljevic y Klemen Prepelic, que parecen haber superado ya sus lesiones de tobillo.

Refuerzos extra en plena racha

Ambos se vienen ejercitando desde el lunes con el resto del grupo y, aunque habrá que evaluar su evolución hasta el último momento, todo apunta a que, en mayor o menor medida, podrán participar en el partido. Sobre todo Dubljevic, que sufrió un esguince de grado 2 hace dos semanas en el encuentro ante el Real Madrid y sólo se ha perdido tres partidos. Además, el de esta tarde será un partido muy especial para él pues regresa por primera vez a Moraca para medirse al equipo en el que militó del 2010 al 2012, justo antes de fichar por el Valencia BC.

Algo más complicado es el caso de Prepelic porque se unió tarde a la pretemporada tras disputar los JJOO, se lesionó la articulación izquierda al poco de empezar y, aunque llegó a jugar la semifinal de la Supercopa, recayó poco después. «Jugó el 7 de agosto el último partido con Eslovenia, luego jugó con nosotros un partido de Supercopa después de haber entrenado cuatro o cinco días. En dos meses y medio, apenas ha entrenado unos siete días con el equipo», explicó Peñarroya.

Dubljevic se siente «raro»

El destino ha querido que Bojan Dubljevic tenga que jugar hoy por primera vez como rival en el pabellón de Moraca ante el Buducnost Voli. De ahí que no dude en admitir que «de momento, es un poco raro, no sé cómo será el partido pero es muy importante para nosotros. Es bueno que podamos jugar después de las lesiones, espero un buen partido y que ganemos, pero es una pista muy difícil y uno de los favoritos para ganar la Eurocup».