Más de 1.700 agentes de la Guardia Civil velarán este fin de semana por la seguridad del Gran Premio de Motociclismo de Comunitat Valenciana que se celebra en el circuito Ricardo Tormo de Cheste con varios helicópteros, drones de transmisión de imagen a tiempo real y equipos ITS en carretera.

Este viernes se ha presentado el dispositivo especial de seguridad de la competición, en el que la Guardia Civil ha incrementado en torno a un diez por ciento efectivos respecto a otros años y el subdelegado del Gobierno en la provincia de Valencia, Luis Felipe Martínez, ha subrayado que el dispositivo se justifica en tres necesidades como son el orden público, la seguridad ciudadana y la seguridad vial y que tiene en cuenta el nivel 4 de alerta terrorista, así como las medidas de prevención ante la covid-19.

La Guardia Civil ha pedido a los aficionados que atiendan todas las indicaciones de los agentes, que incrementen la prudencia, responsabilidad y precaución en la carretera a la hora de acudir al circuito, así como las de prevención e higiene.

Según ha informado el subdelegado, en el dispositivo participará también el Grupo Acción Rápida de la Guardia Civil, conocido como el GAR, que sería la primera unidad en actuar en caso de cualquier incidente de seguridad tanto en el circuito como en la población de Cheste.

De los efectivos desplegados por la Guardia Civil, la mayoría estarán en las diferentes zonas del circuito como los accesos y diferentes carreteras. Mientras, más de quinientos agentes velarán por la seguridad en el municipio de Cheste, donde una vez acabados los entrenamientos, se concentran la mayoría de los aficionados.

Además, los controles de carreteras se desplegarán no sólo en la Comunitat Valenciana, sino también en otros puntos de España por donde se prevé que pasen aficionados que acudan o regresen del Gran Premio.