El partido contra el Rayo Vallecano es clave para el Valencia CF. Después de la buena sensación en el Reale Arena a pesar del empate, el conjunto de José Bordalás afronta ahora otra parte del calendario muy distinta. La realidad es que el equipo de Andoni Iraola no se antoja ni mucho menos una Cenicienta. En cualquier caso, sobre el papel, sí baja el nivel competitivo con respecto a las últimas tres plantillas: Villarreal, Real Sociedad y Atlético. De hecho un empate este sábado no se vería con los mismos ojos. Y es en ese escenario donde juega Mestalla. El feudo valencianista ha demostrado este curso estar siempre con el equipo y prueba de ello son los buenos finales de partido como local. Así fue ante el Athletic Club, RCD Mallorca y Atlético de Madrid. A pesar de eso, y teniendo en cuenta que al inicio de curso cada Comunidad tenía distintas normas de aforo por el Covid, Mestalla es el décimo cuarto estadio en cuanto a porcentaje de público en las gradas. En concreto, y teniendo en cuenta esas limitaciones en un momento determinado, están entrando, según datos de Transfermarkt, unos 21.637 aficionados de media en los partidos en casa en los seis partidos que ha disputado el Valencia CF.

Más allá de las cifras, el conjunto de Bordalás sí ha notado el máximo apoyo de los aficionados. Contra el Getafe, todavía con esas restricciones, y concentró a 9.868 espectadores en las gradas de Mestalla. A partir de ahí el segundo encuentro tuvo 10.627 aficionados contra el Getafe, 26.689 contra el Madrid, 13.680 frente al Athletic, 29.139 ante el Mallorca, 31.487 en el cara a cara contra el Submarino amarillo y el récord hasta la fecha, los 37.472 contra el Atlético de Madrid en el partido previo al último parón de selecciones.