El Valencia Basket padeció en Ankara la segunda derrota de su historia en la EuroCup Women, al caer por la mínima ante el Orman Genclik (68-66). Ahora, el equipo entrenado por Rubén Burgos debe remontar en el partido de vuelta, que se jugará el jueves 20 de enero (20:00 h, La 8), para poder acceder a la primera de las dos rondas de cuartos de final de la competición de la que es el vigente campeón.

Las valencianas firmaron un arranque de partido brillante, gracias al cual ganaban cómodamente con una renta de 14 puntos al final del primer cuarto. Las turcas, sin embargo, reaccionaron en los siguientes aumentando la intensidad de su juego y haciéndole pagar al Valencia su falta de ritmo competitivo después de medio mes sin partidos como consecuencia de un brote de Covid-19. A la lucha contra todos los elementos -el cansancio, la corta rotación y las molestias de Laura Gil y Anna Gómez, que no pudo participar-, se unieron en la segunda mitad unas decisiones arbitrales que ante la duda siempre barrieron para casa ofreciendo excesivas posibilidades desde la línea de tiros libres a las locales.

Si de algo no careció el equipo fue de compromiso para contrarrestar toda la serie de dificultades. Una circunstancia que valoró tras el partido Rubén Burgos: «Valoro su mentalidad para sacar un buen resultado para la vuelta en La Fonteta. Estaban sufriendo, las veía ansiosas por fallos, incluso, algunas decisiones de renunciar a tiros abiertos porque el rival estaba muy cerrado... También cuando estabas recibiendo un arbitraje como los que te puedes encontrar fuera, especialmente en Turquía, y aunque lo sabes cuando estás cansada eso te frustra».

En el último cuarto, cuando Orman se puso diez arriba (61-51, min. 32), Ouviña, Allen, Gülich, Gil y Casas, las más experimentadas, lideraron la resistencia para dejar muy viva la eliminatoria.