La eliminación de las actuales campeonas de la EuroCup a las puertas de una nueva ‘Final Four’ ha escocido tanto en el seno del club como dentro del grupo entrenado por Rubén Burgos. Sin embargo, el calendario no ha ofrecido más que unas horas de reflexión y duelo. Y, sobre todo, lo que sí da al equipo es la oportunidad de resarcirse con un título, el de la Copa de la Reina, en solo una semana y con la afición de La Fonteta como testigo.

La inmediatez de la competición limita en buena medida el tiempo para las lamentaciones, más allá del incuestionable sabor amargo que ha dejado la derrota en casa a manos del rival contra el que hace un año se levantó la EuroCup, el Reyer Venezia. En especial, por la ventaja de cuatro puntos cosechada en Italia, que probaba la capacidad de las valencianas para haber seguido adelante, incluso con bajas tan sensibles como las de Raquel Carrera y Laura Gil, pívots titulares de la selección española.

Después de un día de descanso, las jugadoras ‘taronja’ regresan hoy martes a los entrenamientos con todo el foco apuntando a la Copa, una competición que tiene el premio extra de la segunda plaza española en la Euroliga para quien consiga levantarla el domingo en València. Es decir, en estos momentos, un billete hacia la previa de la EuroLeague Women. «Tenemos que pensar ya en el Zaragoza. Hay que sobreponerse», decía Burgos tras caer con el Reyer Venezia (67-75). La revancha empezará el viernes 25 contra el Casademont Zaragoza (21:00 h, Teledeporte), conociendo el rival en la hipotética semifinal, el Spar Girona o el Movistar Estudiantes.

En las últimas temporadas, el equipo de Rubén Burgos ha dado ejemplos de sobra de su capacidad de reacción. Esta temporada, sin jugadoras clave como las mencionadas Carrera y Gil, el equipo ha sido capaz de encadenar victorias, tanto en competición doméstica como en la europea, después de haber perdido en los duelos directos de la segunda vuelta con el Perfumerías Avenida de Salamanca y el Spar Girona. A principio de curso, el equipo acusó la falta de días de descanso entre la Supercopa -ganada en Tenerife al Salamanca- y la previa de la Euroliga en Schio. La caída en Italia, en cambio, se contrarrestó un mes más tarde, a finales de octubre, arrebatándole la SuperCup europea al todopoderoso Ekaterimburgo. Por entonces, con todo el arsenal de la plantilla disponible.

Entre las muestras de reacción, no puede olvidarse la experiencia de la pasada campaña. A la inversa de lo vivido estos días, el Valencia BC se hizo fuerte en la EuroCup, hasta conquistarla en Szekszárd (Hungría) para estrenar sus vitrinas y desquitarse de la final de la Copa de la Reina perdida en casa ante el Girona (72-62). Las anfitrionas cayeron en una Fonteta a la que solo accedieron unas 200 personas a causa de las restricciones sanitarias. Esta vez será diferente, a falta de se concrete la venta de abonos y entradas, en el club se confía en que alrededor de 4000 aficionados se citen en los partidos de las ‘taronja’.

A la lista de bajas del equipo, se va a sumar el próximo mes la escolta Ángela Salvadores. La resonancia magnética a la que fue sometida ayer la jugadora asturiana reveló una rotura muscular en recto anterior del cuádriceps, lesión sufrida ante el Reyer Venezia. No podrá jugar la Copa.

Nuevos abonos, a la venta

El Valencia Basket ha activado la opción de comprar el abono para presenciar los partidos que restan de la temporada 21/22 desde el próximo jueves 31 de marzo. Este abono de primavera, tanto global como únicamente el femenino (60 euros), están ya en venta ‘online’ en la web del club. Los precios oscilan entre 140 y 530 euros.