Carlos Alcaraz es sin duda el fenómeno tenístico del momento.

¿Cómo está viviendo como entrenador suyo el ‘boom’ del murciano esta temporada?

Con relativa normalidad porque tengo la suerte y la experiencia de haber pasado por ahí y eso ayuda a llevarlo con tranquilidad, aunque ni cuando era número 1 me pedían tantas entrevistas. Pero es verdad que le está yendo todo muy rápido, es una gran responsabilidad. La experiencia nos dice que hay que estar tranquilos.

Ver estos resultados después de cuatro años de trabajo juntos y con apenas 19 años, le debe de llenar de orgullo…

Así es. Es la satisfacción del trabajo hecho, de ver cómo estos cuatro años juntos van dando sus frutos aunque es cierto que la idea era ir subiendo escalones poco a poco y está yendo todo muy rápido. Y esto es porque es un jugador con talento y con mucho carácter, que siempre da su opinión, pero que siempre escucha e intenta aprender.

¿Qué es lo que le llevó a apostar por él al 100%?

Desde la primera vez que le vi jugar, le vi cosas diferentes, tenía una gran variedad de golpes y los ejecutaba con mucha naturalidad y eso es algo que no se ve todos los días. Ya intentaba hacer cosas como las de ahora pero de forma más desordenada, como era lógico por su juventud.Físicamente ha mejorado mucho, por una cuestión genética. Tiene un físico muy bueno para el tenis, velocidad, potencia.

No son pocos los que dicen que tiene lo mejor de cada uno de los grandes… ¿Lo comparte?

Es de agradecer que la gente piense eso. Si tuviera que decirlo yo, por su estilo de jugar muy al ataque, diría que sus referentes podrían ser Djokovic y Federer. Rafa en sus inicios aguantaba más al fondo de la pista y con el paso del tiempo ya jugaba también más dentro y más agresivo. Su ídolo siempre ha sido Rafa.

Llegados a este punto, ¿el mayor reto para su entorno es que tenga los pies en el suelo?

Esperemos que no sea difícil conseguirlo, esperemos que el éxito y la fama no le afecte porque alrededor suyo está habiendo un gran cambio. Hace tres o cuatro meses no era tan conocido y podía pasear por cualquier lado y hacer una vida normal, ahora le paran y le reconocen en cualquier sitio, en el aeropuerto. Su vida está más controlada y tiene que ir adaptándose, pero sabe y sabemos que al éxito solo se llega desde el trabajo.

Llama la atención su humildad, pero sin dejar de lado la ambición. No le da vértigo decir que quiere ser el número 1...

Carlitos cree mucho en él, en la pista siempre cree que puede ganar, tiene mucho carácter y siempre ha pensado en grande, desde que jugaba Futures y Challengers, ya pensaba que podía ganar a gente de más edad y con más físico. Ya ha visto que puede ganar Masters 1000, viene Roland Garros, está seguro de que puede ganar Grand Slams y no va a parar hasta conseguirlo.

Cinco títulos en cinco finales. La mejor muestra de que no le afecta la presión…

Así es, no le pesa la presión de jugar una final, a veces se pone nervioso pero enseguida encuentra la manera de volver a su estilo de juego. Lleva un año espectacular y esperemos que siga igual.

Umag, Río, Miami, Barcelona y Madrid. ¿Cuál de los cinco títulos ha sido más especial?

El más emotivo fue sin duda el de Miami por las circunstancias en las que hubo que afrontarlo. Esas dedicatorias que tuvo (hacia su padre y hacia él) lo hicieron muy especial. Luego, los de España, en Barcelona y Madrid, siempre son también muy especiales.

¿Cómo tienen planificado el camino a Roland Garros?

Es una pena que no haya podido ir a Roma porque habría sido bonito y es una lástima que mucha gente se quede sin verlo, lo sentimos mucho. Pero necesitaba un poco des descanso por el tobillo sobre todo, pero con menos cansancio y con una semana de tranquilidad y trabajo físico ya en la Academia, puede llegar mejor a un torneo como Roland Garros, a cinco sets.

¿Le puede llegar a pesar ser considerado ‘el heredero’, por Rafa Nadal?

Eso ni lo pensamos, él tiene que hacer su carrera, un referente como Nadal siempre va a estar ahí y lo que tiene que intentar hacer Carlitos es lograr todo lo que pueda, sin compararse.

¿Cómo valora el acuerdo para traer la Copa Davis a València?

Es algo muy bueno porque València se lo merece todo tenísticamente, hay jugadores muy buenos y es una potencia mundial y un referente de tenis.

¿Ve a Alcaraz jugando en La Fonteta?

La Copa Davis siempre es una ilusión, pero queda mucho aún y habrá que ver cómo llega cuando se acerquen esas fechas.