Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

El relevo generacional llega a la selección española

El nacionalizado Lorenzo Brown centra la atención en la concentración de la selección para el Eurobasket sin un Gasol por primera vez en 16 años | “El objetivo sobre todo ahora es volver a ser un equipo que juegue el baloncesto que hemos hecho estos años, tan admirado por todos", proclama Scariolo

Brown, en el centro de la imagen, en el acto de presentación de la selección en Madrid. EFE

La selección española de baloncesto, la vigente campeona del mundo, inició este martes, con una concentración en Madrid, la cuenta atrás para la preparación del Eurobasket, que se disputará del 1 al 18 de septiembre. Su legado impresiona después de dos largas décadas marcadas por los títulos y las conquistas de uno de los mejores equipos de la historia del deporte español. Pero la hora del cambio y del relevo generacional se hizo más evidente que nunca en la presentación del equipo, plagado de caras nuevas.

Ya no están ni Pau ni Marc Gasol como guías, la primera vez que eso sucede en los últimos 16 años. Tampoco algunos de los nombres que los han acompañado en sus conquistas como Ricky Rubio, el héroe del triunfo mundialista en Pekín 2019, recuperándose de una lesión, Navarro, Felipe Reyes o Víctor Claver. Y solo quedan cinco campeones de la reciente Copa del Mundo.

La gran novedad en la lista previa de 22 jugadores, de la que saldrán los 12 del Europeo, y que no cuenta con ningún jugador del Barça, lo que no sucedía desde 1971, es un base estadounidense, nacionalizado hace apenas un mes, Lorenzo Brown, y dos jóvenes, como Juan Núñez (Real Madrid) y Héctor Alderete (Estudiantes), que acaban de proclamarse campeones de Europa sub-20. Ellos son la imagen de la obligada transición que vivirá la selección que dirige Sergio Scariolo en el Europeo, con un grupo que tendrá como guardianes de las esencias a los madridistas Rudy Fernández (37 años, 233 veces internaciona) y Sergio Llull (34 años, 152 apariciones), y que tendrá que reinventarse con la obligación de mantener su ADN competitivo.

Máxima exigencia

“Es un campeonato muy exigente, probablemente el reto más exigente que hemos afrontado en los últimos tiempos, pero lo vamos a luchar y a intentar como siempre ha hecho este equipo. Tener a Rudy y Llull en la selección tiene un valor incalculable y estoy seguro de que volveremos de este campeonato con la cabeza alta”, asegura el presidente de la Federación, Jorge Garbajosa, consciente de lo difícil que será entrar en la pelea por las medallas .

 “El objetivo sobre todo ahora es volver a ser un equipo", proclamó Scariolo, en el acto de presentación del equipo. “Es una selección nueva con poca experiencia, pero tenemos toda la ilusión y ganas por hacer un buen trabajo y, sobre todo, volver a ser un equipo que juega como tal y hace el gran baloncesto que hemos hecho durante tantos años y que ha sido reconocible y admirado por todos", apuntó el técnico italiano, que tiene claro el peso que deben tener Rudy y Llull en sus planes. “Son ejemplos de compromiso, dedicación y esfuerzo. Si se consigue que lleguen frescos a esos momentos decisivos, pueden ser muy importantes, Ese va a ser su rol", explicó.

Fuera de los aspirantes

España ya no aparece en los rankings FIBA entre los candidatos al título, desplazado hasta la sexta plaza por la Eslovenia de Luka Doncic, vigente campeona, Francia, con su amplia nómina de NBA, la Grecia de Antetokounmpo, la Serbia de Nikola Jokic e incluso Lituania. "Hay situaciones reales evidentes y le damos el peso que tienen. Quizá es el año que más alejados estamos en la previsión de medallas, pero ahora mismo el objetivo es hacer un equipo con gente nueva. Ahora no pensamos en objetivos finales y además va a ser duro clasificarnos para Berlín, para la segunda fase", comentó. "Cada campeonato es muy difícil. La selección siempre tiene que aspirar a lo máximo, pero jugadores referentes van dejando la selección cada año. Puedes ganar o perder, pero hay que dejarlo todo en la pista, debe ser el ADN de este equipo", remarcó, al respecto, Rudy Fernández.

La incomodidad que supuso el anuncio de la nacionalización de Brown no apareció por ningún lado. La Federación se apresuró a explicar la situación extraordinaria que rodea su llegada, con las ausencias por lesión de Ricky Rubio y el madridista Carlos Alocén y tras la renuncia de Sergio Rodríguez después de los Juegos de Tokio. Así , el base estadounidense de 1,96 y 31 años, fichado por el Maccabi este verano, estuvo arropado por todos. “Es un compañero más que ha llegado a la selección con mucha ilusión y tenemos que hacer que se adapte cuanto antes , para que nos ayude lo máximo posible”, explicó Llull. "Ha habido jugadores que han jugado habiendo nacido en otros sitios. Nunca el sitio de nacimiento, o el color de la piel ha sido un valor identificativo de este equipo. No hay ninguna complicación, lo importante es que el jugador esté unido y cohesionado con el resto", apuntó el seleccionador.

El equipo español disputará disputará cuatro amistosos antes del Eurobasket. El 9 de agosto en Atenas ante Grecia y el 11 de agosto, en Madrid, ante el cuadro griego. Y después frente a Lituania, en Gran Canaria, el 16 de agosto, y dos días después, en Vilnius, frente al mismo rival. Pero en medio deberá disputará dos encuentros de la fase de clasificación mundialista: ante Islandia en Pamplona (24 de agosto) y en Países Bajos (27 de agosto), que está encarrillada pero aún no es segura.

Compartir el artículo

stats